Aaer

ENCUESTA

¿Qué medio le resulta más confiables?

PUBLICACIONES

"RICO TIPO"

<<volver


Fuente: Rico Tipo "La Sonrisa de los '40". Adriana Isabel Aboy.Historia de Revistas Argentinas Tomo I. AAER

A manera de introducción

"Caminante, no hay camino, se hace camino al andar". Caminos, historia, de la grande y de esa otra pequeña de la cual todos somos partícipes; porque la gran historia, la que se escribe con mayúsculas no existiría sin la cotidiana, la poco notable, la mínima.

A veces son paralelas, a veces se tocan, se entretejen, se superponen. Y nosotros, cada cual a nuestra manera, somos hacedores de historia.

Nuestro paso, al revés de los versos del poema de Machado, va dejando huellas, algunas casi imperceptibles, otras que quedan grabadas para siempre convirtiéndose, como el caso del periodismo, en vivo reflejo de una época.

A veces con acartonamiento, con solemnidad, con reflexión, o simplemente con ese sutil modo de observar la vida que se llama humor. Pero, ¿a qué llamamos humor?.

La primera definición que viene a mí es la siguiente: "Humor es la cortesía de la desesperación", aunque tal vez sea más elocuente por su sencillez esta otra: "El humor es como ese terrón de azúcar que se le pone a un remedio amargo para poder tomarlo (el remedio desagradable suele ser o se cree que suele ser la vida)".

En el Primer Anuario de la Asociación de Dibujantes, Femán Félix de Amador, hace aproximadamente cuarenta años, definió con estas palabras la misión del humorista: "Nada escapa a su ojo avizor: el hecho anecdótico, el episodio cómico, la nota emotiva, el personaje engolado, el pobre diablo. Es el comentarista por excelencia de la vida de sus contemporáneos, el espectador por antomasia y el testigo fiel de toda una época. Pero además, suele ser por sí mismo creador, padre de entes populares, cuya peregrina ficción acaba por convertirse en realidad ponderable y hasta servir de modelo y figura para la determinación de tipos y caracteres humanos".

Grandes del arte, como Picasso, se valieron de la historieta para expresarse, dándole la altura necesaria como para sacarla de ese encasillamiento despectivo -arte menor- en el que algunos quisieron ubicarla, y terminó así con su minoridad.

Humor gráfico y escrito, flores que viven y sobreviven sólo en libertad, perseguidos tantas veces por dictadores que temen a esa poderosa arma que es la crítica vestida con una sonrisa.

Lino Palacio solia decir que el humor no tendía a ridiculizar a ciertos funcionarios, ¿para qué?. En general muchos de ellos se ridiculizaban solos, y así no entraban en la historia como creían, sino en la historieta como merecían.

Absurdo es no reconocer su peso dentro del ámbito de la historia, la sociología, la política y la cultura de un país.

Tomemos una década, por ejemplo la que va del 40 al 50, repleta de acontecimientos que más tarde marcarían el ritmo de nuestro siglo, y espiemos a través de una gigantesca lupa lo que ocurria en aquel entonces. Refresquemos nuestra memona con los hitos más importantes para después poder adentrarnos plenamente en su realidad y en su humor. Comencemos ya.

De 1940 a 1950
¿Qué pasaba en el mundo?

1940
- El presidente Ortiz delega en el vicepresidente Castillo.
- El 14 de junio cae París. Francia firma el armisticio con Italia y el Reich.
- Se inicia en el cielo londinense la batalla de Londres.
- Trostky muere en un atentado.
- Tropas inglesas lanzan la primera ofensiva en Africa y ponen sitio a Tobruk.

1941
- Se agrava la crisis institucional.
- Un voraz incendio destruye la Intendencia de Guerra.
- Grecia y Yugoslavia son vencidas por las tropas alemanas.
- El ejército alemán inicia la invasión al territorio ruso.
- Sorpresivamente la aviación japonesa ataca Pearl Harbour. Estados Unidos entra en
la guerra.

1942
- Renuncia el presidente Ortiz y al poco tiempo muere.
- Fallece el Doctor Alvear.
- En la reunión de cancilleres de Río, se fija la posición americana a raíz de la entrada
de Estados Unidos en la contienda.
- Rommel es vencido en Africa.
- Hitler ordena la ocupación de todo el territorio francés.
- Se inicia la batalla decisiva por la posesión de Stalingrado.

1943
- Una revolución militar derroca al gobierno del presidente Castillo.
- Roosevelt, Churchill y Stalin se reunen en Teherán.
- Es invadida Sicilia y se inicia una gran ofensiva rusa.
- El ejército alemán huye a través del Dnepper, Hitler dice que Alernania no se rendirá.
- En Bolivia, una revolución vence a Peñaloza.

1944
- Argentina rompe relaciones con el Eje.
- El general Edelmiro J. Farrell asume la presidencia de la Nación.
- Terremoto en San Juan.
- Ejércitos aliados desembarcan en Normandía.
- Corren rumores de que Hitler ha muerto. Pero hace una reaparición espectacular.
- Las fuerzas aliadas reconquistan Sebastopol. Invaden las islas Marshall.

1945
- La Argentina firma el Acta de Chapultepec el día 4 de abril.
- En octubre, hechos de gran envergadura marcan la historia del país. El día 9
renuncia a la vicepresidencia de la Nación y a otros cargos el coronel Perón. El 11,
después de la división del gabinete, se producen tiroteos en la Plaza San Martín.
Trasciende la versión de que el coronel Perón está detenido. El 17, contingentes po-
pulares se congregan en Plaza de Mayo reclamando su presencia. Lo cual se
produce al hablar el ex secretario de Trabajo y Previsión desde los balcones de la
Casa de Gobierno.
- Se llama en el país a Comicios Generales.
- Muere Roosevelt.
- Cae Berlín. Hitler se suicida y cesa la resistencia alemana.
- Se entregan en Mar del Plata dos sumergibles alemanes.
- Estalla la bomba atómica en Hiroshima (6 de agosto) y en Nagasaki (2 de
septiembre) marcando la derrota japonesa y el inicio de la Era Atómica.
- Es ejecutado Mussolini por guerrilleros italianos al intentar huir a Suiza.

1946
- Triunfa Perón en las elecciones realizadas el 24 de febrero.
- El Congreso Nacional sanciona las Actas de Chapultepec.
- Desaparece la monarquía en Hungría.
- En una asonada, es muerto el presidente Villarroel de Bolivia.
- A manera de epílogo, se enjuicia a los jerarcas nazis en Nuremberg, en donde son
sentenciados a morir en la horca Goering, Von Ribbentrop y otros nueve más. Solo
escapa Goering que se suicida en su celda.

1947
- Se reanuda la corriente inmigratorio con los italianos.
- Se produce la firma del convenio de compra-venta de los Ferrocarriles entre el
presidente del Banco Central, por la Argentina, y el embajador de Inglaterra, Sir
Montagne Eady.
- Estalla la guerra civil en Paraguay.
- Una explosión destruye la ciudad de Texas.
- Contrae enlace la princesa Elizabeth, heredera del trono británico con el teniente
Philip Mountbatten.
- La proyectada partición de Palestina provoca graves perturbaciones en Medio
Oriente.

1948
- Son intervenidas las provincias de Santiago del Estero y La Rioja.
- Muere, víctima de un atentado, el Mahatma Gandhi.
- Se proclama el Estado de Israel.
- Estados Unidos inicia su carrera atómica.
- Muere asesinado el líder liberal colombiano Jorge Eliecer Gaitán. Estalla una
revolución.

1949
- Son habilitados el Aeropuerto de Ezeiza y el gasoducto.
- El hundimiento del rastreador Faurnier conmueve al país.
- Se interviene la provincia de Catamarca.
- Harry Truman inicia su segundo período presidencial.
- En Siria, es fusilado el presidente Zain.
- Israel rechaza la internalización de Jerusalén.
- Es levantado el bloqueo ruso a Berlín.

1950
- Una ley, la 13.661 proclama a 1950 como Año del Libertador General San Martín,
con motivo de conmemorarse el primer centenario de su muerte. A partir del 1ero. de
enero hasta la finalización todos los diarios y revistas, como así también la
correspondencia comercial y oficial, llevan la leyenda: "Año del Libertador General
San Martín". Numerosos actos jalonan todo el año, pero los principales se desarrollan
en la semana del 17 de agosto, día de su muerte. Todo el pueblo argentino participa
de ellos dándoles un marco de emoción y grandeza.
- Un terremoto causa mil muertos en Irán.
- Tropas comunistas cruzan el paralelo 38 y atacan Seúl.
- El doctor Getulio Vargas triunfa en los comicios que se realizan en Brasil.
- Es frustrado un atentado contra la vida del presidente Truman, preparado por
nacionalistas portorriqueños.
- Muere un grande de la literatura universal: George Bernard Shaw.
- Norteamérica entra en la guerra de Corea.

¿Y el humor?

El comienzo de esta década encuentra a la Argentina un poco pobre en humor.

Caras y Caretas había desaparecido un año antes, después de languidecer lentamente ante el avance de un periodismo más moderno.

Don Ramón Columba va dejando a un lado las Páginas de Columba, en parte por la indiferencia de los lectores hacia el humor, y en parte porque había encontrado otra vertiente mucho más rentable: la historieta. El Tony se vendía como el agua y estaba
próxima a aparecer Intervalo, folletín que con sus melodramas haría llorar a varias generaciones de mujeres.

Por lo tanto podemos decir que dentro de este alicaído panorama, Patoruzú reinaba sola en lo que respecta a las revistas puramente de humor. Fue fundada en 1936 por Dante Quinterno, quien había creado ya años atrás una serie de personajes que
luego animarían su revista: Don Fermín, que nace en las páginas de Mundo Argentino para convertirse más tarde en Don Fierro, un hombre tirano en su hogar que al llegar a la oficina se convierte en un empleado obsecuente; Julián de Montepio (futuro Isidoro
Cañones), porteño, jugador, rápido con las mujeres, muchacho con aires de sociedad, que aparece en el diario Crítica; muy pronto se suma a él un ahijado suyo, indio patagón llamado Patoruzú. Es éste quien pasa a darle nombre a la tira que se publica en La Razón y después en su propia revista.

Es una publicacion de corte conservador, pacata, inclinada a la moralina (su slogan era "la revista de humor para toda la familia"). Se hacía hincapié en las buenas costumbres o lo que se creía que fueran buenas costumbres.

Como pudimos ver en la síntesis de los acontecimientos de este período, los cambios se producían cada vez más rápido y era necesario otro tipo de humor. En consecuencia nace en 1941 Cascabel. Su gran tema fue la política internacional durante la época de la guerra, en contraposición con los de la política nacional ante los
cuales los lectores mostraban total apatía.

Además, dentro de su contenido traía gigantescas y desplegables chicas en malla enviadas por las productoras cinematográficas norteamericanas, con cuya reproducción se adelantó Cascabel treinta años a la aparición del póster.

A partir del 45 y con la finalización del conflicto bélico, Cascabel recoge el fervor político del momento y toma partido por la Unión Democrática. Siguió hasta el fin con su oposición a Perón, lo que a la larga marcó su declinación y muerte sin resonancias en 1947.

Supo aunar en sus páginas colaboradores de gran renombre, como Carlos Warnes (César Bruto), Conrado Nalé Roxlo (Charnico); en la parte gráfica Oski, laniro, Landrú, Lino Palacio (Flax). Cabe agregar que su director por casi los seis años de su duración
fue Emilio Villalba Welsh.

Rico Tipo, o el comienzo de otra era

Rico Tipo surge de un entredicho entre Dante Quinterno y uno de sus más destacados dibujantes, Jose Antonio Guillermo Divito.

Después, éste declararía en un reportaje que su alejamiento de Patoruzú se debió a que en dicha revista se les alargaban las polleras a sus famosas chicas, causa que parece de poco peso como para producir un alejamiento tan abrupto.

Evidentemente, existían diferencias más profundas.

Es entonces cuando Divito alquila una oficina en Diagonal Norte al 800 y, junto a un grupo de soñadores como él, funda Rico Tipo.

En este punto vale la pena detenerse un momento para recordar el modo en que este esfuerzo pudo ser posible. Divito es llamado de la Cabaña Santa Anita ("Donde comerá tan bien como en su casa") para crear un aviso. Su dueño, Mario di Benedetto, un joven tan alegre y desprejuiciado como él, a quien llamaban sus pares "El pibe de Oro" por haber heredado una gran fortuna; entusiasmado por el resultado, aporta los 30.000 pesos moneda nacional necesarios para la edición de una revista humorística.

Anteriormente, Divito se había contactado con Clemente Lococo para hacerla, pero éste, si bien estaba de acuerdo con la idea, le ofrecía al dibujante el puesto de director, aunque a sus órdenes, y él no aceptó.

Aquellos adelantados del humor porteño, partícipes de esta confabulación fueron, además de Divito, como su director, Eduardo Almira, como jefe de redacción, Toño Gallo, Pedro Seguí y Abel laniro.

El 16 de noviembre de 1944 gana la calle el primer número de esta revista, de perfil completamente distinto al de Patoruzú y que, en su momento, llegará a tener records de venta, e influirá hasta en las costumbres de los porteños de una época en la que contemplar la vida no era perder el tiempo.

Aquel día, inquietos, devorados por la ansiedad, Divito y sus colaboradores recorrieron los kioscos del centro para observar si alguien adquiría algún ejemplar.

Las chicas de Divito son, desde ya, el principal ingrediente de la revista: sexies, con cuerpos esculturales y polleras muy cortas, piensan y se mueven como muchachas emancipadas.

Las jóvenes buscan parecerse a ellas y las modistas copian su ropa.

Sin proponérselo, Divito crea moda a través de las páginas de Rico Tipo, no sólo para las mujeres sino también para los muchachos que siguen la indumentaria de colores detonantes, y hasta los jopos de los peinados.

Pero las chicas no están solas, sino que están acompañadas de una serie de personajes inspirados en la creciente clase media.

Divito crea algunos de ellos:

Fallutelli: oficinista trepador, chismoso, coimero, oportunista, odiado por todos.
Bómbolo: inocente hasta lo increíble, capaz de creerse todo lo que le dicen.
Fúlmine: prototipo del yetattore.
El Abuelo: un viejito seductor, por el que bellas mujeres dejan a hombres más jóvenes que él.
El otro Yo del Dr. Merengue: indiscutido plato fuerte de su producción. Se trata de un hombre de buena posición, reprimido, amable, incapaz de reacciones violentas, siempre medido.
Su invisible Otro Yo es quien muestra lo que realmente siente y que por su condición social no puede expresar. Se abalanza sobre las mujeres, insulta, patea, escupe. Con el Dr. Merengue se adelantó Divito 25 años al auge del psicoanálisis en Buenos Aires.
Siempre se publicó en tiras, salvo una rara excepción en la cual se hizo en forma de monólogo en la revista Atelier.
Pochita Morfoni: gordita incorregible para quien cualquier pretexto es bueno para comer. Recorre gimnasios e institutos para bajar de peso pero lo único que logra adelgazar es su bolsillo.

Acompañan a Divito grandes colaboradores; en la parte escrita lo hicieron: Chamico, Cesar Bruto, Horacio Meyrialle, Américo Barrios, Abel Santa Cruz, Mariano Juliá y Rodolfo Taboada.

Dentro de los dibujantes cuenta con Oski, laniro, Pedro Segui, Landrú y Mazzone.

Oski secunda a Cesar Bruto en un periódico increíble, El Verso & Noticias. Dibuja las fotoskis que ilustran- la vida de una cuadra de barrio, con su pensión (Lalbóndiga Embrujada), plena de escándalos. También tiene un personaje, Amarroto, cuyo nombre lo dice todo.

Landrú continúa en Rico Tipo con el mismo humor absurdo que empleara en Cascabel. Y también comienzo a publicar las secciones El mundo al revés, Rogelio, el hombre que razonaba demasiado y La familia Cateura.

Tanto Oski corno Landrú, junto con otros, son hijos intelectuales de Steinherg, dibujante rumano que creó un estilo de dibujo nuevo, sintético, un tanto surrealista y harto ahorrativo de líneas.

Divito convoca a su revista a Miguel Angel Bavio Esquiu, a quien admiraba enormemente. Bavio le trae un texto con un personaje recién horneado, Juan Mondiola. Al verlo Divito se entusiasma y se apresta a ilustrarlo, pero a Bavio no le gusta el dibujo, por lo cual, molesto y despectivo, dice: "Bueno, que lo haga Pedro".

Pedro Seguí estudió muy bien el personaje ya que era la primera oportunidad que se le presentaba de ver sus trabajos impresos. Bavio quedó muy contento con el muñeco, convirtiéndose así en la imagen indiscutido de Juan Mondiola.

Diariamente se recibían en la redacción de Rico Tipo infinidad de cartas en las que se pedían consejos sentimentales, no al escritor sino al personaje.

Mazzone aporta a la revista Piantadino, un preso siempre ansioso por escapar, perseguido por un guardiacárcel que no le pierde pisada.

También crea a Fiaquini, que no trabaja y puede pasarse 24 horas en la cama.

Otro de los colaboradores fue Abel laniro, quizás el mejor caricaturista que haya tenido la Argentina, cuyas aguadas no han podido repetirse; extraordinarias muestras de tonalidades degradé, matices delicados, sutiles, hermosamente aplicados, en una muestra de armonía que realzaba el dibujo de una calidad infrecuente. Es él quien acierta con el retrato de Purapinta, caricatura de un guapo, al que desmitifica. Es un grandote de apariencia impresionante pero incapaz de matar una mosca.

Y dejo a propósito para el final de este raconto de creaciones y creadores, a uno muy especial: Calé, cuyo verdadero nombre era Alejandro del Prado y que fue papá de esa doble página única: Buenos Aires en camiseta.

Supo como ninguno ser cronista de aquellos personajes que poblaban nuestra ciudad allá por los 50, y marcar con precisas pinceladas sus características, tics y pintoresquismos.

Nadie pudo, ni podrá reflejar tan bien como él los avatares cotidianos del porteño, el fútbol, el baile de los sábados a la noche, el club, la oficina, el barrio, las casas y sus patios.

Médula, entraña latente de Buenos Aires, una época, una realidad, amor, bronca, nostalgia, y Calé inmerso para siempre en su ciudad, dentro, muy dentro, donde muy pocos saben o pueden llegar.

Ya hacia 1947, Rico Tipo estabiliza su tirada en 260.000 ejemplares semanales, un verdadero récord.

Más adelante se incorporaran al plantel original, Quino, Aboy y Rafael Martínez.

Perfil de la revista

Rico Tipo supo incorporar la realidad a una sociedad en la cual se evitaba hablar de sexo; en sus páginas las chicas eran similares a las vedettes del teatro de revistas; había picardía, fotos -atrevidas para la época- de jóvenes en mallas mínimas,
comentarios audaces.

Si bien la moda que va creando Divito es humorística, nunca tuvo otra intención, sus lectores la toman muy en serio y la siguen al pie de la letra.

Ese estilo estaba en franca contraposición con el de la gente mayor seguidora de Patoruzú, que creían en la elegancia de la ropa oscura, la perla en la corbata y los charoles refulgentes.

Sin duda fue su desparpajo parte de "la revolución" de Divito.

Eclipse y final

Los años van pasando y al igual que en el caso de Patoruzú, Rico Tipo sigue repitiendo las viejas fórmulas sin demasiadas variaciones, carente de nuevas propuestas, lo que la lleva a eclipsarse lentamente.

El 13 de agosto de 1957 aparece Tia Vicenta, revista de humor político, más comprometida con la actualidad.

Contaría más tarde Landrú en un catálogo de la Bienal de Humor de Córdoba, el propósito de su publicación con estas palabras: "Mi idea era editar una publicación donde se hicieran chistes sobre un político o un hecho, y no contra. . . "

Años más tarde, Carlos del Peral, quien fuera secretario de redacción de Tía Vicenta edita 4 Patas, que a pesar de su corta duración deja huellas en la historia del periodismo humorístico argentino.

Otra revista del mismo tenor que aparece por esa época es Tío Barbudo.

El 6 de julio de 1969 muere Divito en un terrible accidente automovilístico en Brasil; en el siguiente número de Rico Tipo aparece la nota necrológica que reproducimos a continuación y que redactara Angel Aboy, con un sentido título que rehuye al adiós, "Hasta mañana, Willy!", y que prosigue de esta manera: "Cuando nos sentamos frente a la máquina de escribir, primero de un manotón apartamos las frases prefabricadas, los adjetivos rimbombantes, la elucubración de cuello duro. No estamos
acostumbrados a teclear solemnidades. Otro es nuestro oficio. Aunque a veces, como ahora, el corazón se nos estruje. Al amigo que se despide, primero la sonrisa. Así lo hubiera querido él, enemigo acérrimo de la seriedad, de la melancolía, de los tonos grises. Allí lo vemos llegar, con su paso cansino, su vestir de corte impecable y aquella sonrisa casi indolente, del hombre que está de vuelta de todos los asombros. Así, acodado al ventanal de su despacho, pipa en ristre, viendo pasar a la gente de todos los días, con el anzuelo de su agudeza, listo para atrapar a este o a aquel tipo, para encerrarlo dentro de los cuatro cuadros de la historieta, que multiplicaría sonrisas y alisaría ceños contraídos. Tampoco vamos a hacer su elogio, que para ello esta la maravillosa vigencia de los hijos de su talento, muñecos extraídos del costado de la ciudad, auténticos y humanos, en su armadura de tinta china. Limpios, espontáneos,
directos. Fue, es una etapa, porque como pocos, poquísimos, supo calar tan hondo en la ciudad que amaba. Y ese amor se hizo angosto, en la línea de una personalidad inconfundible. Habrá que decir entonces, antes o después de Divito. Allí está la eclosión de sus chicas, estilizadas gráciles, que trascendieron las páginas de la y revista, para instaurar un tipo de mujer y una linea de vestimenta. Las chicas porteñas fueron las chicas de Divito. Creador de una forma de vestir a sus monos, que él diseñó en broma y los jóvenes tomaron en serio. Luego "El Dr. Merengue", que cumple minuciosamente el ritual de la pose, pero que gesticula su verdadero yo, detrás de la pechera almidonada.

"Fallutelli", ese crápula, que esta en todas las oficinas, pero al que al fin no podemos llegar a odiar, porque después de todo es gracioso. "Pochita Morfoni", para quien todos los sueños tienen forma de estómago. "Fúlmine", angel negro de la yetatura, "Bómbólo", "El Abuelo" y tantos otros. Si estuviera Willy y leyera estas líneas, seguro
le iban a parecer demasiado serias, un tanto lacrimógenas, enemigo como era del ruidito sentimentaloide. Vamos a tomar tu ventanal Willy, y a seguir, ya con tu bagaje de enseñanzas, con todo aquello que nos inculcaste, nosotros ahora, a la pesca del personaje o del tipo que multiplique la risa de la gente. No ocupando tu lugar, sino fieles a tu línea, a tu inquietud creadora, rindiéndote el mejor homenaje: perpetuar tu alegría. La función debe seguir, así que muchachos, vuelta al trabajo. Manos a la obra. Sin tristezas, con la sonrisa que él hubiera querido. Sin despedidas altisonantes. Simplemente, como cuando terminaba la jornada cotidiana. Con un: Hasta mañana Willy!"

A partir del fallecimiento de Divito toma la dirección de la revista su sobrino Horacio Lanes Divito, pero las cosas ya son distintas, y el 15 de agosto de 1973 aparece su último número, el 1474, que cierra el cielo de vida de esta revista tras 29 años de
hacer sonreír a los argentinos.

Sus hombres, muy de cerca

Divito, el maestro
Estando, tiempo atrás, con Pedro Seguí, le preguntamos sobre la personalidad de Divito y él nos contestó lo siguiente: "Era cordial con la gente que apreciaba, entre la cual siempre me contó."

"Para él su prioridad indiscutido era la revista, a manera de muestra valga este recuerdo: el día de mi casamiento me regaló 60 pesos, lo cual en esa época era buen dinero, pero al mismo tiempo me remitió una doble página de chistes para pasar en tinta, gracias a lo cual me pasé la noche de bodas saltando de las mieles del himeneo a la transpiración del laburo".

En otro orden de cosas podemos agregar que, dentro del playboy alegre, desprejuiciado, existía un hombre sensible a quien asustaba la idea de la vejez y la soledad.

Oski, el viejo
Bohemio increíble, de un talento incomparable. Alguna vez estuvimos en su departamento, un octavo piso, justo cuando no funcionaba el ascensor; la fatiga al llegar se, trasmutó en sorpresa. Usaba, como mesa de comedor, una de billar llena de botellas vacías, Sus trajes colgaban en el baño, su lugar de trabajo era un cajón de vino borgoña, y dormía en un colchón tendido en el piso.

Pedro Seguí, un hombre múltiple
Encasillarlo a Pedro Seguí es imposible, mencionarlo sólo como el papá de Juan Mandiola no es justo, porque además de su actividad dentro del humor, se dedicó con igual éxito al boxeo y al turf.

En boxeo fue representante de River Plate en la categoría mosca junto a Raúl Landini, un exquisito del cuadrilátero.

En Concordia, con apenas 44 kilos, llevó al tope del marcador en el hipódromo a una buena cantidad de pura sangre. Pero el andar levántandose a la madrugada no era para él, por lo que desistió de ser jockey.

Quizás lo más importante en su vida fue esa nobleza tan suya que lo convirtió en un buen hombre rico en amigos hasta el fin.

Calé, un reo genial
Solía llegar a la redacción con sus páginas con chistes sobreimpresos y pegotes varios, eventualmente con una que otra mancha de tuco o mate. Era temible en cuanto a las fechas de entrega del material, porque vivía ajeno a cualquier tipo de obligación e ignoraba el reloj y el almanaque; gracias a eso llegado el día de cierre la desesperación de Divito se aceleraba hasta el paroxismo, ante su demora en entregar su colaboración. Sólo podía sacudirlo River, que más que su pasión era su religión.