Aaer

ENCUESTA

¿Qué medio le resulta más confiables?

PUBLICACIONES

"PBT"

<<volver


Fuente: "De la Sátira a la Apología" por Silvia Beigbeder y María Isabel Meloni. Historia de Revistas Argentinas. Tomo III . AAER.


¿
COMO NAClO P.B.T.?

"Llovía desde la madrugada, aquel grupo de hombres envuelto en el fragor de las maquinarias no cambiaba palabra...

Llovía como si esa lluvia hubiese sido preparada para esa mañana...

Eran los tiempos en que desde Constitución nacía una correntada en los días de lluvia y venía a desembocar, después de hacer un viaje, por Chile hacia el río... Ahí, detrás de ese portón de la calle Chile 247, se hallaba el taller gráfico donde esa madrugada del 24 de setiembre de 1904 estaba por nacer P.B.T.

PARIS BIEN VALE UNA FIESTA

"Será en su género la revista más importante de Sud-América y la más barata por lo abundante de su texto, la profusión de sus grabados y el lujo de su presentación y la riqueza de su papel." Se ufana el el prospecto.

Un poco de historia

Eustaquio Pellicer,un periodista español radicado entre nosotros y rápidamente ganado por nuestra ciudad, por sus gentes y sus cosas, era redactor de Caras y Caretas. Entabla una amistosa lucha por modificar el carácter monótono de la misma, hace crisis con el espíritu sereno de su fundador, José S. Alvarez, y resuelve sacar a luz la revista con la que él soñaba. El primer paso era conseguir la imprenta que le solventara los gastos...; la compañía sudamericana de Billetes de Banco, a la sazón la que imprimía los valores de nuestro país y origen de nuestra casa de la Moneda, que se prestó a la operación...

Pellicer sentía que la época era propicia para una publicación satírica, alegre e incisiva... Cuando se dio a preparar su revista lo primero que se le ocurrió fue dotarla de un nombre que estuviera de acuerdo con ese espíritu juvenil, inquieto y travieso que quería darle. Y entonces surgió P.B.T., expresión en ese entonces muy popular y común en España, pero todavía sin arraigo entre nosotros.

El segundo problema que se planteó fue el del tamaño de la revista. Optó por reducirla a una dimensión no usada todavía entre nosotros con la preconcebida intención de que resultara una revista "de bolsillo... para que lo acompañara al lector a cualquier parte..."

Para ello distribuyó unos días antes de la aparición un prospecto compuesto de cuatro hojas, que era como un anticipo de lo que iba a ser la revista... El folleto provocó la expectativa deseada: una enorme curiosidad ciudadana.

La lluvia trae suerte

El plantel de P.B.T. se fue formando rápidamente. Había que cuidar especialmente el aspecto gráfico, la caricatura política, el chiste, la historieta. Así se agruparon dibujantes como Mayol, Cao, Zavattaro, Sanuy, Navarrette, Soto, Fortuny; redactores como Bosco, Molina, Castro Rivera, Ramón Eusebi, Barrantes Abascal, Hoffman, Gancedo, Castro, Julián de Vargas, Aquilino Fernández, etc. El director técnico de la impresión Rodolfo Laass, Julián Bemard, el encargado de los asuntos políticos, que traía a Pellicer para alimentar su imaginación risueña, los últimos "chimentos"; Malaguzzi Váleri, que impuso un ritmo alocado a la impresión para que la revista saliera antes que otras, Modesto San Juan, el cornpaginador; Simón Rossi, encargado de la distribución; Emesto Seener, audaz fotógrafo; Juan Sánchez, obsesivo por las historietas, etc.

Esa noche de preparación anterior a la salida de P.B.T., el cielo abre sus puertas como si lo hiciera por primera vez... Los hombres que daban a luz P.B.T. presentían un fracaso inesperado, porque si la revista no salía a ganar la calle en ese instante con el clima creado, los esfuerzos iban a ser dobles y los gastos también. Amainó hacia la claridad primera y entonces la sorpresa: detrás de los portones de la imprenta 200 canillitas querían muchos ejemplares y se los entregaban recién salidos del horno.

Exito rotundo

Pronto se impone la modalidad de espíritu P.B.T. era una revista del hombre de la calle.

De 5.000 á 20.000 ejemplares. Hay que hacer una reimpresión para Montevideo.

Le corresponde a P.B.T. imponer algunas costumbres periodísticas. Es la primera revista - y ello por la cercanía que mantenía Pellicer con el ambiente teatral - en regalar premios de concursos de entretenimientos, palcos para los teatros "Victoria" y "Comedia".

Su lema era "para chicos de 6 á 80 años". Y lo cumplía.

En este primer número la ilustración de la portada fue un dibujo de Navarrette donde aparecía la imagen de P.B.T. (un niño que cargaba plumas para dibujar como si fueran lanzas y tenía cruzada su cámara, cual carcaj de flechas), conversando con V.G.T. (la caricatura del Dr. Quintana, candidato a la presidencia y posible sucesor de Julio A. Roca.)

El precio del ejemplar era de 20 centavos en Capital y 25 centavos en el interior (este valor, significativamente, lo mantuvo durante todos los números que componen esta primera etapa de P.B.T., es decir hasta 1918).

El tiraje de 45.000 ejemplares demuestra que fue muy bien recibida por el público.

Su fundador y director fue Eustaquio Pellicer, quien desertó de las huestes de Caras y Caretas para dar vuelo a su creatividad.

DE ESPAÑA VINO UN QUIJOTE

EUSTAQUIO PELLICER había nacido en Burgos, España, el 3 de setiembre de 1859. Realizó sus estudios de bachiller en su ciudad natal. En 1886 llegó al Río de la Plata. De inmediato se entregó a las actividades periodísticas, formando parte de las redacciones de la Unión Gallega de Montevideo y el ferrocarril. Sus versos cómicos y sus dibujos le dieron notoriedad. Trasladado después a Montevideo, fundó en esa capital el semanario humorístico La Pillecerina y después se incorporó como uno de los pilares de Caras y Caretas. Volvió a Buenos Aires en 1892. Perteneció al personal de cronistas de La Nación. Desde allí ideó la continuación de Caras y Caretas en compañía de Bartolomé Mitre, que se retiró pronto y la revista continuó en manos de Pellicer, Mayol, Fray Mocho. En esa revista su "sinfonía" fue siempre una nota expresiva y crítica que testimonia su agudeza y su don de observación. Fundó P.B.T. en 1904 y continuó desde allí su obra propia y la de sus colaboradores. Finalmente se retira en 1910 pero sigue de cerca el desarrollo de la revista. Fallece en Buenos Aires el 23 de diciembre de 1937.

Pellicer supo ganarse el afecto de sus colaboradores. Miguel Gómez Bao, que antes de consagrarse a la actividad actoral llegó a secundarlo como secretario de redacción del semanario, evocaría después:

"... En vano pretendía Don Eustaquio disimular con su ingenio inagotable la ternura y la bondad que llevaba adentro. Estos sentimientos luchaban y vencían siempre con la modalidad humorística de su inteligencia. Sabido es que el humorismo, para manifestarse necesita víctimas. En su trato personal, Don Eustaquio Pellicer procedía al revés de los humoristas profesionales. Incapaz de herir a nadie en su presencia, cuando se veía obligado a elegir una víctima para dar rienda suelta a su ingenio, se elegía a sí mismo. Y se castigaba sin piedad, con la misma impiedad que los demás humoristas suelen aplicar al projimo..."

¡ Y YA LO VE, ES EL EQUIPO DE P. B. T. !

Entre los colaboradores más destacados de esta primera etapa mencionaremos a Eduardo Pueyo, Julián de Vargas, Enrique Vera y González, Juan Osés, José Chiarela y Alfredo de Teganos en la parte redaccional. Dibujan Juan Sanuy, Ramón Castro Rivera, Navarrette, en tanto Modesto San Juan se encarga de las fotografías. Incluye numerosas colaboraciones literarias, y también abundan los colaboradores artísticos, destacándose muy pronto los dibujos de Pedro de Rojas y José Olivella.

Como "colaboradores extranjeros" también P.B.T. tuvo el suyo. El francés Benjamín Rabier figura entre los historietistas que en los primeros años colaboran indirectamente en publicaciones argentinas.

Entre las primeras secciones de P.B.T. hallamos:

·         Charlas del Pebete

·         Poligioterías ( palabras extranjeras incorporadas a nuestro lenguaje ó usadas para la prensa)

·         Información extrangera (sic) noticias sobre España,la guerra ruso-japonesa, Francia, Bélgica,Inglaterra, Italia.

·         Historietas: "La primera partida del sapo", "El caballo según Buffón"

·         Lo raro y lo curioso

·         De mi Guignol (Caricaturas acornpañadas de una cuarteta)

·         Poesías

·         Pebetes de antaño (Personajes famosos de la época con fotos de su infancia y referencias a su vida)

·         La semana a través del objetivo (los acontecimientos de la semana acompañados de fotos)

·         Pebeterías

·         Nuevos sports

·         Valija postal

·         Entretenimientos

 

Entre otras...

Algunas de ellas permanecieron a lo largo del tiempo, por lo menos durante esta primera etapa. Otras fueron desapareciendo y algunas, muy pocas y la más representativas, superaron este momento y reaparecieron posteriormente. 

TODO VA MEJOR CON...

A comienzos de siglo la publicidad, más que informar, debió crear en la gente una nueva actitud: la renovación, el cambio, el desprecio por lo usado, para obligarla a experimentar la necesidad de comprar. Por esos primeros años, el aviso publicitario tenía un fuerte carácter explicativo o informativo, basado en un extenso mensaje verbal de tipo apelativo que, a veces, recurría al dibujo para "ilustrarlo".

Andando en el tiempo, la publicidad en nuestro país irá adquiriendo mayor dominio de las estrategias y, por consiguiente, incorporará las técnicas del diseño gráfico vigentes en los periódicos ingleses, norteamericanos y franceses de la época.


La característica fundamental de la publicidad de aquellos tiempos es la de ser fuertemente informativa y apelativa.

A comienzos del siglo XX se agudiza el ingenio publicitario: los cigarrillos Vuelta Abajo incluyeron en sus paquetes bonos canjeables por objetos de valor y el consumo aumentó.

Una característica de P.B.T. es presentar avisos (¿publicitarios? ¿clasificados?) con un fin humorístico:

Vino popular "Mitre": "su demanda cada día es más creciente"

Entre las más creativas, merecen citarse las destinadas al jabón Reuter en una de las cuales cita una escena apócrifa de la ópera "La viuda alegre".

Corresponde una acotación: a pesar de ser una revista dirigida al gran público, al hombre común, las publicidades eran de productos que iban dirigidos a personas de alto poder económico. Por ej.: Casa Escasany, Carruajes Lázaro Costa, Tienda Gath & Chaves, venta de terrenos en zonas balnearias: Necochea, Ostende, etc.

Es notable corno esto no se corresponde con la sección de informes útiles, donde aparecían datos tales como " Para aumentar la duración de la suela de los zapatos".

Con los años se fueron incluyendo otros productos, quizá dirigidos a otro sector del público. Por ej. los avisos de elementos mágicos, talismanes de la buena suerte, rnentalistas, etc., llegando a recomendar desde anteojos hasta ... ¡un revólver!.

P.B.T. fue una pionera en mucho. Por ejemplo, los "solucionistas" de los entretenimientos que ellos seleccionaban eran recompensados con un mes de suscripción gratis a la revista, o bien podían optar por palcos en los teatros Victoria o Buenos Aires, debido a las conexiones de Pellicer con el mundo teatral.

En el año 1917, en el mes de diciembre, leemos:

"P.B.T. publicará las fotografías de los niños que la remitan durante el mes de enero próximo y a medida que se vayan publicando, los obsequiará con un vale con juguetes a su elección, valor de dos pesos moneda nacional cada uno, como regalo de año nuevo. Dichos vales se entregarán en nuestra Administración y serán canjeados en el Metropol Bazar, Carlos Pellegrilli 340".

SEGUN PASAN LOS AÑOS

P.B.T. seguirá apareciendo , en esta primera etapa, hasta el número 693, del 6 de marzo de 1918. A lo largo de los años y de los números hubo diversos cambios. Comenzaremos reseñando los diferentes directores de la revista y las múltiples mudanzas de su dirección, administración y redacción.

Como dijimos, la primera dirección fue Chacabuco 91, esquina Victoria. Su director, quien la fundara, Eustaquio Pellicer.

En su año 6to, en el número 255 del 9 de octubre de 1909, Pellicer delega la dirección en manos de un colaborador, Eduardo A. Holmberg.

A partir de marzo de 1916, el director pasa a ser E.M.Rúas y el administrador J.Pérez Cármena. En abril de ese año comienza a difundirse en Montevideo.

En el año 1917 Emilio Dupuy de Lome se convierte en el director general, mientras que Mario Zavattaro es su director artístico.

Finalmente,en esta primera etapa de la revista el director es Sydney A. Smith.

En cuanto a los aspectos gráficos, también se produjeron muchas idas y vueltas.

Dijimos que el formato inicial fue de 23 x 13 cm., aparecía el título: P.B.T. y su lema: "Semanario infantil para niños de 6 á 80 años". Como portada aparecía una caricatura que reflejaba una problemática (generalmente política) del momento.

A partir del número 571 las caricaturas modifican su temática, miran hacia el panorama internacional; la primera guerra mundial ocupaba todos los espacios.

En su año 13 (1916), a partir de] número 589 cambia su lema por el de "semanario ilustrado". Ya no aparecen las caricaturas, que fueron sustituidas por reproducciones de cuadros de pintores famosos.

Ya en 1917, más específicamente en el número 633, se retorna la caricatura y el chiste político en la portada y en el número 639 cambia su lema por el Semanario argentino. Las caricaturas serán dejadas y reemplazadas nuevamente por pinturas pocos números antes de desaparecer.

EL HUMOR A CUADROS

P.B.T., junto con Caras y Caretas, presentó las primeras historietas que se conocen en las revistas argentinas.

Una de ellas es "El esqueleto rematado", del dibujante Pedro de Rojas. La actualidad de la misma se mantendrá por todo el siglo xx : se trata de un esqueleto y su adquirente en un remate, quienes dialogan sobre temas de actualidad en su recorrido.

En 1913 incluirá personajes más o menos fijos como los Smith y Churrasco, dos "detectives", creados por el dibujante Pedro de Rojas.

Pedro de Rojas fue autor asimismo de Aniceto Cascarrabias y posteriormente, en 1916, Don Salamito y Doña Gaviota. Estos personajes no tendrán la misma suerte que algunos de sus sucesores, ya que su "muerte" no se origina en el cierre de la revista que los publica o en el alejamiento de su autor. Un día cualquiera se resuelve poner fin a los personajes de manera arbitraria.

Después de esta muerte tan imprevista, comienzan a llegar cartas de lectores, los nuevos personajes aparecen con el insólito título de Aventuras de un matrimonio sin bautizar, hasta que entre la correspondencia recibida surgen los padrinos, que llaman a los personajes Don Tallarín y Doña Tortuga. También se espera la correspondencia de los lectores para determinar el final de la historieta.

También en esta época aparece una historieta muda, "Tom", dirigida al público infantil.

En 1916 el dibujante español José Serrano llevará adelante la primera historieta cómica de ciencia-ficción: El explorador interplanetario: Martín Gala y K. Chupín, provistos de unos artefactos parecidos a las alas Delta, recorren diferentes planetas del sistema solar.

La historieta: Aventuras policiales de Máscara-Dura tuvo el suficiente éxito para que posteriormente fuera llevada al cine. En ese mismo año, 1917, apareció Los sueños de Pitusa y Firulete.

...A LA APOLOGÍA (1950-1955)

A fines de la década del 40, la editorial Haynes , ubicada en Río de Janeiro 300, publicaba el diario El Mundo y las revistas Mundo Argentino, El Hogar y Selecta, además de imprimir diferentes clases de periódicos para terceros, ya que sus enormes posibilidades lo permitían.

Un grupo periodístico oficial, controlado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, mayor Carlos V. Aloé, compró todas esas instalaciones, incluyendo las publicaciones y L.R.1 Radio El Mundo que pertenecía a la citada empresa. Además del diario y la revista mencionados fueron poco a poco sumándose Mundo Radial, Mundo Deportivo, Mundo Infantil y entre algunas más- Caras y Caretas y P.B.T. , desaparecidas hacía tiempo.

UN P. B. T. CINCUENTON.

En 1950, año del Libertador General San Martín (fue decretado por el gobierno   ya que se cumplía el centenario de su fallecimiento), P.B.T. reaparece en enero y a partir del número 694, en su año XVI. Su valor era de $ 1.00.

Su formato ha variado : 20 x 13 cm. La cantidad de páginas va de 100 a 148 páginas aproximadamente.

El público ahora esperaba a P.B.T. los días viernes.

La portada sufre cambios en esta época, ya no se recurre ni a las caricaturas ridículas ni a reproducciones de pinturas, sino que son dibujos con un dejo de caricatura de personajes del gobierno nacional con una cuarteta (epígrafes) que ilustra con palabras su acción de gobierno.

En el número 701 de marzo de 1950, aparecen dibujados un trabajador y Perón dándose las manos con el siguiente epígrafe:

                                     Juan Pueblo y don Juan Perón

                                     mano a mano hablando están.

                                     Bien se ve que los dos son

                                     Un Juan para el otro Juan...

Año 20,Nro 924, 4 de junio de 1954, en la tapa aparece Perón soplando las velitas de una torta que dice "Segunda presidencia" y...

                                     El pueblo con elocuencia

                                     le reitera su adhesión

                                     este día, a su Excelencia

                                     el presidente Perón.

Pero al igual que Caras y Caretas, P.B.T. ya no fue lo mismo  a pesar de su slogan "Alegre, política y deportiva". ¿Por qué lleva este lema? Encontramos en el número 940, del 24 de setiembre de 1954, un editorial con motivo del "medio siglo" de P.B.T. , en el cual dice:

"...P.B. T. es alegre, política y deportiva. Es alegre porque detrás de cada una de sus páginas hay siempre una sonrisa amable para juzgar la actualidad, tanto del país como del extranjero; para enfocar los mil matices llenos de sugestión que se suscitan a diario en el país, para entretener con temas donde el humor es el tema central de las palabras. Es política, porque desde sus primeros días lo fue, con una manera juguetona y chispeante de tratar los temas hondos que despiertan la preocupación de los partidos y al

mismo tiempo con  un sentido claro y patriótico de una actividad que no por zarandeada resulta menos trascendente en el constante devenir de los sucesos. P.B.T. está ubicada hoy, como ya señalamos, junto al justicialismo peronista que se nutre en los postulados de la doctrina elaborada por el conductor de la Nueva Argentina, General Perón, y que se inspiran únicamente en el bienestar del pueblo en el engrandecimiento de la Nación y en el fortalecimiento de los cimientos que sirven de base a su estructura política. P.B.T. está también junto a los humildes, a los descamisados, a los económicamente débiles, a los niños y a los ancianos, que fueron la preocupación constante de aquella mujer extraordinaria que fue Eva, a cuya memoria, en este día fausto, rendimos emocionado homenaje. P.B.T. es así, junto al país, sirviendo con la idea constructivista apuntalada desde sus editoriales, con la evocación de aquellos episodios de la "vieja política" que resultan aleccionadores a su manera, con el comentario incisivo y la sonrisa intencionada, que son modos diversos, pero encaminados todos al mismo fin de servir los intereses nacionales.

P.B.T. también es deportiva; y lo es respondiendo a su denominación juvenil, con un auténtico criterio deportivo, porque entiende la actividad fisica como una contribución más para servir al pueblo, ya sea en su condición de espectáculo como en su carácter de ejercicio individual o colectivo. En sus páginas sigue teniendo lugar el comentario semanal, la nota a la figura destacada y, sobre todo, el reflejo gráfico de los acontecimientos principales".

Desde luego, la parte "política" difiere sustancialmente de la que  caracterizó a su predecesora, ya que lo que en la vieja publicación era sátira, ahora no pasa de ser una rnera apología.

También se ha dejado de lado la parte infantil que permitiera al viejo P.B.T. presentarse como "Semanario infantil ilustrado (para niños de 6 á 80 años)"; en cambio, se mantiene y se amplía la sección turfística, 33 páginas sobre las 160 que trae la revista incluyendo programas completos de todos los hipódromos y "pronósticos de P.B.T.".

¡ AQUI ESTÁN, ÉSTOS SON, LOS MUCHACHOS DE P.B.T. !

Las caricaturas de las tapas estaban dibujadas por Narciso González ("Bayón") y en las páginas interiores aparecían trabajos de Flax (Lino Palacio) y Guillermo Ares, quienes enfocaban la actualidad internacional, lo que eventualmente también está a cargo del caricaturista Orio.Los temas del país, además del propio Bayón, son tratados por Lan (Lanfranco Vaselly Rossi-Rossi), Jorge Sturla, Calé, Luis J. Medrano y Maxim.

Respecto a Flax, quien, como hemos aclarado, era el dibujante Lino Palacio; cabe señalar que durante este período se limitará en lo político a ocuparse de los temas internacionales, explicando él mismo el motivo de esa determinación a través de una anécdota que recordará con simpatía al correr de los años. Señalando que la ubicación de todo humorista político debe estar "un poco, en la vereda de enfrente del oficialismo", dirá:

"-Siempre lo hice así, y cuando las cosas estuvieron espesas, preferí no hacerlo antes que perder esa línea. A propósito de esto, recuerdo que durante su primera presidencia, el general Perón me invitó a su despacho. Me dijo que quería conocer a la gloria nacional que es Lino Palacio y preguntanne por qué ya no hacía humor político. Le dije que no tenía dónde publicar y él me sugirió que le diera mis dibujos al secretario de prensa y que iban a ser publicados. Le contesté que eso sería en periódicos o revistas con tendencia y a mí no me interesaba; entonces, me pidió que le hiciera una caricatura 'como usted sabe hacerlas... Las que me hacen son todas lindas, para chuparme las medias'. Cuando dos días después le llevé lo que me había pedido, algunos secretarios dudaron acerca de la conveniencia de mostrársela. Les pedí que lo hicieran bajo mi responsabilidad,- al rato , la risa de Perón se escuchaba desde la antesala... "

Siguiendo con los dibujantes de P.B.T., digamos que también colabora Lotito, ilustrando y glosando los tangos más populares; Luis J. Medrano, con "Galería contemporánea", Thomas Alessio, con "Troglodhípicas"; Héctor con "A punta de lápiz";D'Agos, con "El palpito del lápiz", para la sección turfística; y Calé, con "Cosas que pasan... aquí ... y allá."

El material redaccional lleva las firmas de Ramón Gómez de la Sema ("Greguerías"), Guarín, Wimpi, Napoleón Verdadero (que atiende un "consultorio gratuito"), Mr. Siches (Mariano Juliá), Pebetinoti y Gabino Vega, dos seudónimos emparentados que hacen pensar en un solo autor, y Remo Algani, seudónimo que oculta al fino poeta Horacio Rega Molina, quien no es la primera vez que incursiona en el humor escrito ya que con ese seudónimo firma una sección titulada "Tipos populares".

VOLVER CON LA FRENTE MARCHITA... (Tango Volver de Gardel y Lepera)

También se reflota en P.B.T. una modalidad utilizada en los comienzos del diario"Crítica" : la crónica policial en verso, que firma Patricio Luna. Veamos el final de una de esas crónicas de "La síntesis semanal en el hecho policial":

LUNES:                      Un galante ladrón encapuchado,

                                  muy sereno y muy hábil en robar,

                                  alzó todo el dinero allí guardado

                                  y partió tras haber agasajado

                                  al matrimonio Schwarz, en Castelar.


MARTES:                   Doña María Maresi, pasajera

                                  del 104 -número de un micro-

                                  llevaba en la cartera mil y pico,

                                  pero al bajar estaba en la palmera.

MIÉRCOLES:             Siempre contando historietas.

                                 Jorge Sastre es un cuentero.

                                 se empleaba de mandadero

                                 para robar bicicletas.


JUEVES:                  Cuando el pobre ya casi se encontraba

                                para terminar la brega de la noche,

                                a un conductor que se apellida Fava

                                lo dejaron sin plata y sin coche.

                                             Año 17, Nro 780, 31/8/1951.

Las secciones del antiguo P.B.T. que reaparecieron, por cierto notablemente modificadas, fueron, De mi guignol,  algunas de ellas firrnadas por Lan, Charlas del Pebete, Actualidad local (que sirve para desarrollar algunas obras oficiales) y Actualidad extranjera, a la que le dedican sólo una página.

Entre las secciones nuevas mencionamos: Pebetas porteñas, Poesías de Gabino Vega o de Pebetinoti, Mientras dura un cimarrón (el momento político) por Rudecindo Lucero, Y el mundo sigue andando (política internacional), Pebetas de P.B.T., Bigotes célebres, letras de tangos acornpañadas de una témpera, Desde mi platea por Mambrú, Dentro y fuera de la pantalla, Salvo mejor opinión... por Polux, (crítica cinematográfica); De noche en Buenos Aires por Kid Abstemius; Tipos populares, Cosas del turf por Miguel Ángel Busso, Aciertos de P.B.T, Pronósticos de P.B.T. (Todo referido al turf, al que le dedica más de 25 páginas por número), El trompo de la uña por Mr. Siches, Historias de la historia por Antiguo Curioso, Como una y otra gota, ¡Ah, las pebetas!... por Riga,Greguerías por Ramón Gómez de la Serna; Girando el dial por Tito Nicuento; Problemas y soluciones (consultorio gratuito de P.B.T. a cargo de Napoleón Verdadero), Casos y Cosas de aquí y de allá, Páginas subrayadas por Bayón, Del Buenos Aires de antaño, La ciencia con soda, por El Doctor Zito; Charlas de café por El Zurdo Pardales, La novela semanal por Maese Miguel, Repostería de Hollywood (en la que se retrata a una actriz estadounidense de moda en ese momento), Cosa que pasan ... aquí y allá por Calé,iAy ... qué risa!, Haciendo memoria, Dele mate por Martín de la Torre, Figuras de actualidad y La semana deportiva.

Un dato curioso y muy relevante: en la foto que pertenece a la sección Transeúntes conocidos, antes aparecían diputados, jueces de la Nación; ahora, encontramos a José María Gatica, boxeador de la época y muy amigo de Perón.

Todo este despliegue de humor, más cuentos, notas y secciones de Radio, Teatro, Cine, Clubes nocturnos, Ajedrez, Billar, etc, va precedido por ocho páginas destinadas a mostrar gráficamente la actividad de gobierno durante la semana en La semana a través del objetivo.

QUE HISTORIA CON LAS HISTORIETAS

En este momento las historietas que aparecen son Teléforo de Escobar (tal es ahora la firma de Alfredo Medrano, herrnano del autor de los Grafodramas), que representa a un oficinista maltratado por su jefe; Macoco, flor de porteño, de Mazzone, la que muestra a un porteño que quiere pasarse de listo pero siempre termina mal; un perdedor; El Chiflado Incógnito, de Urtiaga, autor también de Clavito va a cobrar ... ¡y cobra!; ¡Gole ... Gole! de  Jado; y Allegretto (un tipo que alienta) por Bayón, la historia de un personaje depresivo que sólo ve el lado negativo; una historieta muda, Don Clodo y Taradelli por D'Agostino.

Como dato comparativo entre estas historietas y las que aparecían entre 1904 y 1918, decirnos que en este momento no tienen continuidad ya que comienzan y terminan en el mismo número. Lo que se mantiene, por supuesto, son los personajes, su contexto y sus características: están más cerca del estilo de las historietas actuales y más lejos del folletín en entregas como aparecían a principios de este siglo.

EL MENSAJE DE LA VICTORIA.

La publicidad en la revista cambia totalmente. De las pocas que aparecen, alrededor de once publicidades en el total de la revista, la mayoría de ellas son propagandas oficialistas de la obra del gobierno. Las restantes estaban dirigidas a un público más popular: bebidas, comestibles, y especialmente boites y restaurantes con baile y show, clubes nocturnos, teatros corno el Tabarís, Monumental, etc. que se dedicaban al género revisteril.

YO .. CRITICO

Párrafo aparte merece la postura editorialista de la revista. La misma llevaba por título Política y estrategia (no acuso; critico)   firmada por Descartes. La misma apareció  sistemáticarnente desde el número 761 correspondiente al 1 de junio de 1951, hasta el número 835 del 19 de setiembre de 1952. A partir de esa fecha el editorial de P.B.T. varía su titular de acuerdo con la temática que abordara, generalmente de carácter político internacional, y desaparece la firma de quien representa la postura editorialista.

EL CAMALEON CAMBIA DE COLORES SEGUN LA OCASION.

Estamos ya en pleno 1955, un año de tensiones crecientes entre Perón y la oposición, a la que ahora se ha sumado abiertamente la Iglesia, cuyo disgusto va en aumento ante sucesivas medidas como la implementación del divorcio matrimonial, la derogación de la enseñanza religiosa en las escuelas y la separación de la Iglesia del Estado. Perón ha experimentado algunos reveses importantes a partir de su segunda presidencia, siendo considerado el más grave por muchos de sus seguidores el fallecimiento de su esposa María Eva Duarte de Perón, tres meses después de la muerte del vicepresidente electo Hortensio Quijano (reemplazado después por el contraalmirante Teisaire).

Lo cierto es que 1955 es un año de tensiones y de rumores que se alimentan  recíprocamente.

La no acatada desautorización dispuesta por el ministro del Interior a una procesión de Corpus Christi, y la posterior aparición en la escalinata del Congreso de una bandera argentina chamuscada, de cuya responsabilidad ambos sectores en pugna se acusarían recíprocamente, anticipa el desenlace que se inicia el jueves 16 de junio de las 12.45, en momentos en que es más denso el tránsito en las calles céntricas, con la explosión de cinco bombas lanzadas por aviones de ataque en picada contra la Casa de Gobierno. Vehículos de transporte público que transitan por la zona se convierten en trampas mortales para los pasajeros.

Y el país había vuelto a dejar de reír. El pedido de pacificación de Perón tras los sucesos de junio permitiría a algunos líderes políticos hablar por radio después de 10 años; lo hicieron Arturo Frondizi, Vicente Solano Lima y Luciano Molinas, reclamando el primero "la moralización y democratización de la República" y los dos últimos la salida de Perón del gobierno.

La tensión vuelve a crecer de tal modo que el 16 de setiembre estalla el golpe que se hace fuerte en Córdoba con el general Lonardi, apoyado por la Flota de Mar a cargo del  contraalmirante Rojas, obligando a Perón a renunciar.

Al llegar Lonardi a la Capital Federal el día 23 y hacerse cargo del gobierno, se repite en el periodismo la misma situación de un siglo atrás, cuando los periódicos que ridiculizaban a los partidarios del sistema unitario, invirtieron ese orden tras la batalla de Caseros.

P.B.T. no es la excepción y su faceta camaleónica la observamos claramente si leemos fragmentos de las siguientes editoriales:

Nro 990, del 9 de setiembre de 1955:

La responsabilidad de la hora.

"El país viene viviendo horas cruciales desde hace un tiempo, en que una oposición ofuscada tomó el camino de la rebelión y el desorden como arma contra los poderes constituidos. La República vive así horas de inquietud, cuya responsabilidad no es dificil discernir. Después del fracasado putsch del 16 de junio, el General Perón tuvo la noble generosidad de tender espontáneamente su mano vencedora a las fuerzas derrotadas...

Con su patriótica actitud, el General Perón dio a la oposición la última lección de abnegación, humildad y sinceridad políticas. Ya se ha visto que no es la persona de Perón el obstáculo para la conciliación nacional; puesto que Perón está dispuesto a retirarse en cuanto su pueblo se lo consienta. La impaciencia del poder, las ambiciones y el afán de revancha de los políticos opositores son los obstáculos que se oponen a la tranquilidad del país, a que la felicidad de los argentinos sea mayor cada día, como quiere el General Perón..." 

 Nro 992, del 30 de setiembre de 1955:

"¡Oíd, mortales!... ¡De pie para gritarlo! ... ¡Libertad, Libertad, Libertad!... La patria está de pie y canta a la libertad restaurada en La Nación Argentina por el esfuerzo y el heroísmo de sus hombres; por la acción de su Ejército, devuelto a las vivencias libertadoras que nos dieron el ser nacional; por la acción de la gloriosa Marina de Guerra, que cifra en el símbolo marinero de su ancla la virtud teologal de la esperanza; por la acción de las alas de nuestra esforzado Aeronáutica, que suscribe en el aire el vuelo caudal de a los cóndores andinos; por la acción callada y épica del Pueblo en armas, de los Comandos Civiles que acudieron al servicio de la República con el viejo ardor hereditario de los soldados de la Reconquista..."

La tapa ya no es una caricatura sino una foto firrnada por Jan Sterling, mostrando una mujer en posición sugestiva. En los pocos números posteriores las mujeres irán posando cada vez más sugerenternente y perdiendo más ropa.

Las secciones son las mismas pero cambia el tono: adhiere abiertamente a la Revolución Libertadora (como se llamó a la revolución que derrocó a Perón).

A partir de entonces comienzo la agonía.

CIERRE DE EDICIÓN.

El 16 de junio de 1955, paradójicamente el mismo día del intento de derrocamiento al General Perón, en el Salón Peuser se inauguraba la Primera Exposición Panamericana de la Caricatura y el Humorismo. Tres semanas después, en la revista aparecerán  palabras de su entonces director ejecutivo, Carlos Vicente Aloé, con juicios que denotan cierta descompresión. Nos parece oportuno citarlas :

"... La historia - y más que nada la historia de estos últimos siglos en que han florecido formas de gobierno que quisieron infligir una fuerza antinatural a los pueblos- nos dice que muchas veces un.caricaturista genial supo poner en ridículo y combatir más efizcamente a las dictaduras con sus dibujos que con cualesquieras otras armas. No está lejana la fecha en que un dibujante como Daumier, por ejemplo, era llevado a la cárcel por  un gobernante de pequeña historia, o la de Bagaría, cuya elegante línea temieron más los hombres de gobierno que los panfletos más encendidos...

"Pero indudablemente no es sólo esa la misión del humorista, sino que ello no es más que esa consecuencia de las posibilidades de su arte. Nosotros pensamos que el humorista es el hombre-artista ubicado en su época como un espejo que sólo deforma la realidad para que esa realidad nos descubra desde el lado risueño el ridículo de esas cosas que la época hace. Razón tenía, pues, Leonardo da Vinci cuando ya decía: 'Debemos hacer reir hasta a los muertos'. Por eso mismo, la risa, la alegría, la sonrisa o la íntima satisfacción que nos descubre el humorista es acaso una de las emociones más puras a que nos puede someter el lápiz, con su carga de grotescos o de intenciones, de sus amables  observaciones o sus profundas punzadas..."