Aaer

ENCUESTA

¿Qué medio le resulta más confiables?

PUBLICACIONES

"HORA CERO"

<<volver
Fuente “Hora Cero” de Hipólito Stainoh publicado en Historia de Revistas Argentinas Tomo II (AAER)
LOS COMIENZOS

A fines de la década del 40 desembarcan en la Argentina los capitales de la Editorial Abril. En un principio la idea de la empresa era publicar revistas con los personajes de Disney. Pero pronto su director, Cesare Civita, intuye que la historieta para adultos tiene un mercado potencial importante. Entonces decide formar un sindicato copiando el modelo norteamericano. Así nace Sudameris, que incorporará a destacados dibujantes italianos, dando un impulso inicial a la historieta en nuestro país.
En esos años, Oesterheld colabora para esa editorial en la colección " Bolsillitos" de libros infantiles. Civita le propone escribir guiones de historieta. Los primeros trabajos fueron para Cinemisterio, un semanario que combinaba fotonovelas de aventuras con historietas y folletines. Allí, a lo largo de 1951, Oesterheld realizó tres guiones.
Sin abandonar su trabajo de guionista para Abril, Oesterheld funda la editorial Frontera. Bajo ese sello publica en 1956; en forma de novela; las historias de sus exitosos Sargento Kirk y Bull Rocket. Salieron nueve libros de cada personaje en apariciones quincenales. Lo hizo con el fin de competir con Editorial Bruguera, que por ese entonces editaba novelas de ciencia ficción de segunda categoría, series bélicas y de western. Los libros de Oesterheld se vendieron bien. Para aprovechar el éxito comercial el distribuidor, Machi, le sugiere lanzar al mercado revistas de historietas. En 1957 se desvincula de Abril, aunque siguen apareciendo historias suyas hasta fines de ese año. Según el propio Oesterheld, el final de esa relación se dio de manera amistosa: "Nos encontramos con Civita en la calle, vamos a tomar un café y le cuento que quiero sacar mi revista. Negociamos los personajes. Abril se quedó con Bull Rocket y yo con Sargento Kirk. Nos repartimos las figuritas"
Héctor G. Oesterheld, autor de la mayoría de los guiones (continuados en algunos casos por su hermano Jorge), contrata a los mejores dibujantes del momento: Solano López, Carlos Roume, Alberto Breccia, los italianos Hugo Pratt e Ivo Pavone, Dapiel Raupt, Jorge Moliterni y Arturo del Castillo, entre otros.
En marzo de 1957 aparecen, en forma apaisada, Hora Cero y Frontera. Se imprimían de a dos. En mayo, sale Hora Cero mensual. El primer número del Suplemento semanal de Hora Cero es del 4 de septiembre de 1957, el último, el 116, del 18 de noviembre de 1959. El "extra" de Hora Cero, con 64 páginas y formato más grande, comenzó en abril de 1958 como publicación bimestral, para hacerse luego quincenal, volver a mensual, etc.
tos para ser comprendidos y sólo de nuestra propia capacidad depende el que podamos decodificarlos adecuadamente.

LAS HISTORIETAS

Lucky Piedras:

Dibujada por Carlos Cruz. Es una historia de marinos en el Sur argentino. Apareció en 1957 en pocos números de la Hora Cero mensual.

Randall:

Este Western con arte de Arturo del Castillo, salió en 1957 en Hora Cero. Tuvo gran éxito entre los lectores. La muerte del protagonista en uno de los episodios provocó una avalancha de cartas furiosas. Ante esto, el editor anunció su resurrección.

Cayena:

Dibujada por Daniel Haupt. Desde 1958 se pu­blicó en Hora Cero extra y en Hora Cero semanal. Su protagonista es un ex-presidiario de la cárcel del mismo nombre. Fue editada quince años antes de Papillón.

Nahuel Barros:

Carlos Roume la graficó. Este desprendimiento de Patria Vieja se publicó en Hora Cero semanal.

Lord Crack:

Apareció en Hora Cero semanal en 1958. En sus primeros episodios la narraba en off Ernie Pike. Los dibujos son de Hugo Pratt y después lo siguieron Bertolini, Moliterni y Flores.

Amapola Negra:

El arte es de Solano López. Narraba las trece misiones de un bombardero inglés, con las pequeñas historias de sus tripulantes. Cada episodio llevaba el número de la misión y se publicaba en Hora Cero mensual. Apareció en Hora Cero Extra una misión extraordinaria sin numerar, de manera póstuma, tras la muerte en el mensual de todos los personajes.

Santos Bravo:

Se publicó en 1961 en Hora Cero Extra. Esta historieta acerca del pasado argentino se hizo con la pluma de Juan Arancio.

Paul Neutron:

Fue uno de los últimos personajes de Oesterheld antes del quiebre de Editorial Ramirez. Contó con dibujos de Schiaffino.

Este es el segundo grupo de historietas al que nos referiremos:

Patria Vieja:

Historietas unitarias de ambiente argentino dibujadas por Roume, que modernizó el tratamiento de las "historias gauchescas". En 1960 la continuó Juan Arancio.

Rolo el marciano adoptivo:

Apareció en mayo de 1957 en Hora Cero mensual. El guión está firmado por C. de la Vega, que es, como G. Sturgiss, un seudónimo muy utilizado por Oesterheld, los dibujos son de Solano López. Posteriormente la tira pasó a manos de Jorge Oesterheld, que bajo el seudónimo Jorge Mora le dio a la historia un sesgo humorístico en Hora Cero Extra de 1959-60.

Ernie Pike:

Apareció en Hora Cero Mensual, en abril de 1957, dibujada por Hugo Pratt en sus primeros capítulos. El protagonista es un corresponsal de guerra al que no le compran sus notas ni Time ni Life. En la historieta, los soldados. de ambos bandos tienen familia, pasado y expectativas para el futuro. Pero todos son víctimas.

Sherlock Time:

Es una historia de ciencia ficción policial dibujada por Alberto Breccia. Conjugaba lo cotidiano y lo fantástico en un suburbio de Bs. As. Algunos de los episodios de estilo serie se inscriben entre los mejores relatos de la ciencia ficción argentina. Se publicó en Hora Cero Extra y dos episodios por entrega salieron en Hora Cero Semanal. Un acierto de Oesterheld fue seleccionar a Breccia, cuyo trazo más opresivo se adaptaba al clima de la historia. Breccia comenta: "Allí ensayé con timidez algunos efectos gráficos. Digo con timidez porque trabajé siempre por encargo en revistas cuya política editorial era cerrada, donde no había posibilidad alguna de experimentar. En cambio, la editorial de Héctor daba absoluta libertad de creación."

Sargento Kirk:

El Sargento Kirk antes de ser editado en Hora Cero apareció por primera vez en el número 225 de Misterix, de Editorial Abril, el nueve de enero de 1953. Se publicó en forma continua en esa misma revista hasta el número 475 del 20 de diciembre de 1957, cuando Oesterheld se lo llevó a su propia editorial, previo arreglo con Abril. Reapareció en Hora Cero Semanal número 37 en mayo del '57 y siguió dibujado por Pratt hasta mediados del '59 cuando lo reemplazó Moliterni.

El Eternauta

Aparece en el primer número de Hora Cero Se­manal, el 4 de setiembre de 1957 con dibujos de Carlos Solano López. Se extenderá a lo largo de 350 páginas hasta el 18 de noviembre de 1959. Solano López tuvo la virtud de darle credibilidad a la historia donde una Buenos Aires fantasmal estaba siempre presente.

Los personajes centrales de la tira son Juan Salvo, el Eternauta, propietario de un chalet en Vicente López y de una pequeña fábrica de transformadores; su mujer, Elena, y su hija Martita; Lucas Hebert, empleado bancario; Favalli, físico y docente universitario y Polsky, jubilado. Un conjunto que remite a la clase media argentina. En el transcurso de la aventura se suman Franco, un tornero; el cabo Amaya y el obrero químico Menardo Sosa.

El Eternauta es un texto fundacional en varios niveles. Oesterheld opone a lo extraño y sorprendente la cotidianeidad más pura. El hombre común se transforma en protagonista de la acción por la determinación del azar. La apuesta al "héroe colectivo", un mosaico de clases sociales, se redobla en esta historieta. Al aislamiento forzoso a lo Robinson Crusoe del comienzo, lo sigue la conciencia de la necesidad de

unirse para enfrentar al invasor. Frente a "Ellos", atacantes, se anuncia un "Nosotros", hombres.

EL FINAL

En 1960, a pesar de las ventas, que llegaron a los 90 mil ejemplares en las buenas épocas, Hora Cero y Frontera son golpeadas por problemas financieros. Una de las causas fue la fuerte competencia de revistas mexicanas, como las de Ediciones Recreativas y de Sociedad Editorial Americana. Si bien estos productos son de baja calidad en cuanto a sus contenidos, se imponen por su colorida gráfica y su menor precio.
Por otra parte, Editorial Frontera empezó a perder a sus dibujantes más destacados, tentados por el dinero que ofrecían los poderosos sindicatos de distribución de historietas europeos y norteamericanos. Entonces, Arturo del Castillo y Solano López empezaron a dibujar para publicaciones inglesas, Hugo Pratt volvió a Italia y Breccia comenzó a colaborar para Europa.
El éxodo produjo un recambio y entraron a trabajar para la editorial una nueva camada de talentosos dibujantes como Estevez, Vogt y Olivera. Pero la empresa había caído en un pozo financiero del que no habría de recuperarse.
En marzo de 1961 Oesterheld pasa los títulos a la Editorial Emilio Ramírez en concepto de pago de deudas. A su vez, esta se los pasa a Vea y Lea en el último tramo de 1962. Todavía en 1963 salen los últimos números de Hora Cero y Frontera, una deformación de la época de esplendor. Hora Cero termina oficialmente en mayo de 1963 con la publicación del número 77 del Hora Cero extra.

<<volver