Aaer

ENCUESTA

¿Qué medio le resulta más confiables?

PUBLICACIONES

"LA REVISTA DE BUENOS AIRES"

<<volver
Fuente “La Revista de Buenos Aires” de Hilda Noemí Agostino publicado en Historia de Revistas Argentinas Tomo III (AAER.) Extracto
Buenos Aires a fin de siglo

Se aquieta el ruido de esta ciudad capital de fines de siglo y por medio de la magia de la lectura entramos, al conjuro de las letras impresas, en otro Buenos Aires distinto, porque es el de otro tiempo.

La Patagonia también existe

Abrimos y leemos:
"No hay prédica más eficaz de amor a la patria que la historia bien estudiada" firmado José Manuel Estrada Tenemos entre nuestras manos "La revista de Buenos Aires" y justamente la historia y la difusión de documentos inéditos para su estudio, constituyen lo medular de su producción.
Para abordar su análisis comenzamos preguntándonos que entendemos por revista y luego por aquellos tiempos que la vieron nacer y donde habitaban sus lectores.
El término revista puede ser entendido como "Publicación periódica por cuadernos con escritos sobre varios temas o especializada en uno solo"
Esta actividad en nuestro país fue iniciada por Juan Bautista Alberdi, quien al lanzar "La Moda. Gacetín Semanal de música, poesía, de literatura, de costumbres", en la Imprenta de la Libertad, en 1837 dejó sentadas las bases de lo que hoy es nuestra industria editorial.

Correspondió sin embargo al ilustre bibliógrafo Antonio Zinny el mérito de haber iniciado entre nosotros la tarea de ofrecer a los investigadores del pasado histórico algunas fuentes provenientes del periodismo, mediante resúmenes, extractos o copias de 2 ejemplares de épocas anteriores. Esta labor comenzó a darse a conocer como una síntesis en la propia Gaceta de Buenos Aires en 1875.

La Revista de Buenos Aires, Historia Americana, Literatura, Derecho y Variedades, si extraemos su nombre de la carátula de cualquiera de sus tomos o La
Revista de Buenos Aires, Historia Americana, Literatura y Derecho, si en cambio la nombramos desde un ejemplar, dirigida por los abogados Vicente Gregorio Quesada y Miguel Navarro Viola, que nos ocupa es la publicada en la Imprenta de Mayo en el lapso que media entre 1863 a 1871.

El Buenos Aires donde se publicó

Las obras que se hicieron en Buenos Aires, las manifestaciones culturales y hasta las costumbres familiares del momento muestran esta particular manera de enfocar la realidad. Habrá grandes cambios, pero estos recién se darán alrededor de 1880 y no cerca de 1860.
Sobre este lapso rescatamos la siguiente expresión, encontrándola adecuada:
" El Buenos Aires de 1857 es solo la ciudad de Garay embellecida y ampliada.5 "
Si nos atrevemos a hacer un ejercicio de imaginación y nos transportamos a lo que hoy llamamos" Manzana de las Luces" pero pensándola como perteneciente al siglo XIX podemos mediante un hermoso paseo recorrer el corazón de ese Buenos Aires, y sobre todo distinguir allí, la calle Moreno, justo a dos cuadras de donde se imprimía la revista que nos ocupa.

Si pensamos que caminamos por la calle Perú nos encontramos con: la Universidad; (perú 108) y quizá incluso podamos ver a su rector que en 1863 era Juan María Gutiérrez, quien combinando su labor académica con su amor por las letras, tantas hojas de nuestra revista completó dejando importantísimos aportes para el conocimiento de la historia de Buenos Aires y sobre todo para la historia de la Educación, ya que fue uno de los más asiduos y prolíficos colaboradores con que se contó.

Compartiendo el solar hallamos el Museo de Historia Natural, que un año antes en 1862 había tomado gran impulso, cuando por un decreto del General Mitre, a la sazón Presidente de la Nación, nombró a Burmeister como su director. Era este un entomólogo alemán muy conocido que dejó una importante obra, no sólo por las importantes piezas que reunió, sino por ser el portavoz de los avances científico que se produjeron.
Luego hallaríamos el Departamento General de Escuelas (Perú 116)que había sido establecido unos años antes por Pastor Obligado, Gobernador de Buenos Aires.
A continuación aparecería a nuestra vista el Departamento Topográfico (perú 118) que en 1863 era presidido por Satúrnino Salas, y que se ocupaba de todo lo relacionado con límites, trazados de pueblos, calles, distribución de terrenos, etcétera.

También en el 118 aparecerían: el Consejo de Obras Públicas, que había surgido con funciones similares a la anterior y se ocupaba de puentes, muelles y caminos, hallándose en sus etapas iniciales de trabajo, la Oficina de Patentes Industriales.
Vecino a estos, se encontraba el Tribunal de Comercio, (Perú 120) creado para trabajar con problemas vinculados a lo mercantil.
Luego uno podía hallar la Legislatura Porteña, (Perú 122) se hallaba allí en ese momento la sede del Congreso Nacional, que a partir de 1864 sesionará en un edificio de la calle Victoria 328, hoy Hipólito Irigoyen, en diagonal con la calle Balcarce. En ese edificio de la legislatura se produjo la asunción del cargo de primer presidente y el vice presidente electo después de Pavón, siendo las primeras autoridades nacionales que gobiernan sobre el país unido.
Reorganizado por Mitre en 1862 y lindando con el anterior, pero en el mismo terreno, podemos hallar el Archivo General a cargo del Director Manuel Ricardo Trelles, autor del primer artículo que hallamos al comenzar a leer La Revista de Buenos Aires.
También allí estaba el Departamento de Estadística. Nacido desde un diario: El Registro Estadístico de 1822, se ocupaba de realizar una evaluación numérica de asuntos vinculados con población, producción, artes, topografía, comercio, instrucción pública y beneficencia. Tenemos noticias directas de sus trabajos por artículos que publicaron en La Revista...
El Consejo de Higiene Pública, (Perú 128) controlaba lo relacionado con la salud y estaba también allí. Si doblamos la esquina y transitamos por Moreno, la calle de nuestra imprenta, podemos observar: la Escribanía General de Gobierno donde debían inscribirse todos aquellos papeles que requiriesen la actuación de un escribano. La Biblioteca Pública, (Moreno 83) dirigida en ese momento por José Mármol y en la que se calcula que asistían para esa fecha aproximadamente alrededor de 6000 lectores. Por Moreno, pero en el número 87, se hallaba la entrada para público de la Legislatura Como ya indicáramos, siendo por dicha calle, llegando al 241 y al 243 se hallaba la imprenta donde los números de esta revista vieron la luz.
Para completar esa vuelta imaginaria que emprendimos a la manzana de las luces permítasenos terminar de describir las dos calles que la completan:
Por Bolívar hallamos:
La Iglesia de San Ignacio, por cuyo atrio se ingresaba al Colegio Nacional; recién creado por Mitre y dirigido por Eusebio Agüero.
Los restantes solares de esa calle eran ocupados por pequeños comercios entre los cuales se contaba una librería de la calle Alsina mostraba los laterales de la Iglesia y del Museo.
Si seguimos mirando fugazmente aquel Bs.As. vemos que aproximadamente de esa fecha data, el Teatro Colón, donde encontraremos al Doctor Miguel Navarro Viola dando un discurso ante nutrida concurrencia. Es allí donde mirando la construcción podríamos ver una gran cantidad de hierro e inevitablemente volveríamos a la idea de progreso porque ambos conceptos iban unidas en la mente de los porteños.
Sobre el costo de vida de esa época, se nos aparecen varios relatos, que podrían ayudamos a entender, los reclamos de los directores a los suscriptores morosos.
Traemos a colación uno, hecho por los cónsules norteamericanos a su gobierno. Informaban que en 18668 los alquileres estaban muy altos, casi más altos que los de New York, y que la ropa y los combustibles estaban tanto o más caros que en los Estados Unidos.
Simplemente como otro dato" de interés para caracterizar al Bs. As de ese entonces, recordemos que en 1856 se había instalado un cable subfluvial entre Bs. As y Montevideo y que dos años mas tarde se había creado el telégrafo.
También era reciente la creciente presencia de mensajerías que permitían una comunicación mas fluida entre los distintos puntos del país.
De cualquier manera todavía viajar de un punto a otro del país era toda una aventura ya que la diligencia seguía siendo el transporte mas usado para tal menester.
Hacía apenas unos años 1857, se había inaugurado el ferrocarril que salía hacia el oeste. Iba desde la Plaza del Parque ( Actual Teatro Colón) por Lavalle haciendo una "S" hasta Callao, donde haciendo otra "S" tomaba Corrientes y de allí por Pueyrredón iba hasta Miserere luego recorría el tramo hasta "La Floresta", totalizando unos 10 km. de extensión.

Hacia 1865 la ciudad se ilumina con alumbrado a kerosene, reemplazando al aceite y complementando al gas, comenzándose, un año más tarde a adoquines las calles con granito y luego con madera.
Hacia 1870 se generaliza el uso de aparatos sanitarios, eliminándose poco a poco "el común" e incorporándose a las casas el cuarto de baño.
En lo político y en el orden nacional, hacia las postrimerías del año anterior, el Gral. Mitre había asumido la presidencia de la Nación, luego de su paso por la gobernación de Buenos Aires, le acompañaba Marcos Paz. Ardua tarea debieron realizar para pacificar el país. El Tesoro Nacional mostraba un profundo déficit ya que la moneda por las sucesivas emisiones se había depreciado.
Estando el periodismo íntimamente vinculado al arte de reproducir imágenes nos atrevemos a incorporar el siguiente comentario para ver algo en ese sentido. Muy cerquita de la imprenta, donde se hacía nuestra revista, se instalaba en ese año de 1863, un nuevo estudio de retratos. Sucedía esto en el número 192 de la calle Moreno y pertenecía a Elizalde y Cía.
Se hacían en ese momento daguerrotipos o retratos al electro tipo y llegaban como gran novedad a Buenos Aires las primeras cámaras transportables Bertsch, ideadas apenas tres años antes y que se popularizaran por su reducido tamaño ya que esto permitía su traslado con más facilidad que los equipos usados hasta ese momento.
Ya hemos mencionado la creación del Colegio Nacional, y sabemos que la organización y marcha de los estudios queda en manos de Amadeo Jacques, de cuya idoneidad como educador se ha escrito muchas páginas. Lo que constituye un dato poco conocido es que este era a su vez notorio fotógrafo y ya había realizado trabajos en este sentido en el Uruguay, Buenos Aires, Rosario, Entre Ríos y Tucumán, lugar este último donde eran muy conocidos sus daguerrotipos.

Noticias generales sobre los artículos publicados

Al comenzar a publicarse aparece un prospecto que explica el porqué se inicia y la idea que guía a los propietarios - directores para realizarla.
Este dice:
"Cuando se trata de llenar un vacío, de crear lo que no existe, cualquier ensayo, por inferior que sea, tiene cuanto menos disculpa; y nosotros confiamos en.que el maestro será juzgado con tanta mayor indulgencia, cuanto que una publicación de este género, es una clase de vacío hasta incompatible con la cultura de nuestra sociedad".
O sea que, ellos sintiendo, lo que a su criterio era una necesidad cultural de aquel Buenos Aires , decidieron satisfacerla.
En todo momento, sobre todo Quesada, insisten en que la revista tiene como base y objetivo la difusión de la Historia Americana. Por otra parte, aclaraban también en los inicios:
"No confiando tampoco en la debilidad de nuestros esfuerzos sino el gran contingente de una cooperación ilustrada de parte de los primeros hombres de letras y publicistas americano".
Lo cual nos remite a dos ideas que nos parece importante destacar:
La primera es una idea americanista que vemos aparecer con nitidez en muchos de los artículos que contiene la revista y la otra la idea de "ilustración" que tomando como modelo las ideas europeas subyace en todas las actividades culturales de la época.
Recurrir a hombres ilustrados pero americanos es una idea siempre presente en la publicación y darlos a conocer un verdadero objetivo.
Así vemos decir al Dr. Navarro Viola que:
"no distingue pueblos como no los distinguieron nuestros padres para quienes Chile y Perú fueron siempre cercanías de Buenos Aires y Tucuman o sino a Quesada cuando se lamenta que:
"... vivimos en América, por desgracia nuestra, en un completo aislamiento, en una ignorancia absoluta del movimiento intelectual de las diversas repúblicas. Fija la mirada en Europa de donde esperamos la luz y la ciencia nos cuidamos poco de los progresos que esa misma ciencia hace en medio de nosotros, nos referimos a los americanos... la generalidad no conoce ni el nombre de los publicistas americanos y sin embargo los hay de mucho talento, de vasta ciencia y sobre todo con el tacto y la practica de americanos escribiendo para americanos, es decir que dejamos de estudiar precisamente en los libros que más podemos aprender. Los trabajos en su mayoría son inéditos y sobre esto también pone especial énfasis Quesada, destacando la contribución que para el conocimiento de la historia de nuestros pueblos esto significa.
Esta cualidad aparece enunciada desde el primer número y toda la publicación contiene una indicación en este sentido acompañada por una prohibición de su reimpresión.
Los trabajos versan, sobre hechos ocurridos en las posesiones españolas desde la conquista y especialmente de la época revolucionaria, según dice el prospecto y los territorios objeto de los trabajos son sobre todo Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile incluyéndose a Perú porque, y seguimos leyendo el prospecto:
"su historia es nuestra historia Bolivia, O'Higgins son de la patria de San Martín o Belgrano y pretender reducirse a la República Argentina en su emancipación, fuera desgajar su historia"
Por lo general todos los escritores fechan y firman sus trabajos. Aparecen algunos con seudónimos, otros firmados con iniciales y también algunos trabajos anónimos."
Entre los seudónimos, encontrados: Abancay, Omar, Kastos - Emiro.
Los directores no compartían necesariamente la opinión de los autores, e incluso puede hallarse alguna cita aclarando expresamente que están en desacuerdo con lo manifestado en alguno de los trabajos.
Aparecen poesías, sobre todo de jóvenes autores americanos en casi todos lo números. Se encuentra por allí alguna del mismo Navarro Viola y una serie de versos que pertenecen a la autoría del Dr. Cuenca y que son hechos llegar por Ricardo Palma.
Permítasenos aquí hacer una aclaración con respecto a este joven medico poeta.
En la Casa a la que comúnmente se llama "Casa de Rosas" y que se encuentra dentro del predio del Colegio Militar de la Nación, a pocos metros del histórico palomar, testigo de la batalla de Caseros, se puede ver una mención a este cirujano del ejército, del que se cuenta que murió allí en ese lugar, junto a la puerta de uno de los salones, durante la batalla citada. Sin embargo hemos encontrado en las páginas de La revista... firmado por Ricardo Palma, desde Valparaíso y con ocasión de la publicación de estos poemas, noticias sobre el cadáver del joven, que fue hallado atravesado delante de la tienda que fuera el hospital de sangre de las tropas rosistas y es de allí de entre sus ropas de donde se extrajeron estas líneas poéticas que se publican.
No sabemos porque se instituyó dentro del recinto el lugar del deceso, ni nos parece que quite mérito el hecho de que no sucedió allí, a su desinteresado trabajo en batalla en un campo que, es obvio, siquiera era el suyo, ya que sus poesías denostan claramente a Rosas.
Sirvan estas páginas para aclarar algo en favor del recuerdo correcto de sucesos pasados, asegurando además, en el caso del joven médico-cirujano su participación en la batalla.

Cuestiones económicas

Desde el primer momento aclaran los propietarios que nos los guía el afán de lucro sino que sólo aspiran a cubrir los gastos y poder llevar a delante la publicación que consideran de utilidad para la sociedad toda.
En realidad, como no tiene la revista noticias de actualidad y editoriales tales como, hoy se estilan, ciertos temas deben ser expresamente tratados.
Este es el caso de las cuestiones vinculadas con lo económico. A través de las menciones que sobre el punto van publicando esporádicamente hemos llegado a las siguientes consideraciones.
La publicación se sustentaba con suscripciones tal como se estilaba en la época. Nos cuenta ella misma que leerla costaba:
"Precio de suscripción (sic) mensual 30 $ m.c."
No se vendían números sueltos. '... la entrega suelta es prohibida"
En el primer año de trabajo se nos aparecen dos momentos bien diferenciados en relación con la economía.
En realidad a lo largo de todos los años que sacaron la revista lo hicieron sin lograr beneficios económicos según ellos mismos nos lo aseguran en distintos
momentos.
Vemos por ejemplo cuando nos dicen:
"...con el objeto de dar a la Revista el mayor interés posible. En este camino nos descansaremos, a pesar que empleamos nuestro tiempo sin ninguna ventaja pecuniaria, pero cumplimos un deber para con aquellos suscriptores que lo han sido desde su fundación...
O sino cuando para hacer frente a algún rumor negativo publican que: .
" hacemos esta declaración porque se nos dice que algunos juzgan que La Revista sucumbe. Para evitar que inocente o maliciosamente se propaguen tales voces contraemos el compromiso de continuar... "
Es Vicente Quesada quien publica esto en 1868 cuando Navarro Viola estaba en Uruguay y desde donde este mismo reconocía el tremendo esfuerzo que el primero hacía para continuar con la publicación, dado que él, exiliado y pasando hambre a veces, según sus dichos, en nada podía ayudarle.
En el tomo VI también explican que esperan conservar las simpatías de su público a pesar de que:
"hasta ahora no han podido introducir todas las mejoras que proyectan porque la suscripción no hace sino cubrir los gastos. "
Al preguntarnos si contaron con algún apoyo desde entidades oficiales, ella misma desde sus páginas nos brinda la respuesta, diciéndonos que en el comienzo de la publicación el Gobierno Nacional se había suscripto con seis ejemplares y el de la Provincia de Buenos Aires con quince. Se celebra tal actitud mientras se comenta al mismo tiempo el interés que en otros países tales como Perú, despierta el desarrollo de los ingenios americanos estimulándose esto por medio de suscripciones oficiales otorgadas a publicaciones de esta índole.
Hacia 1868, a cinco años de su fundación, se dice que el Gobierno Nacional era suscriptor de dieciocho números y que la suscripción se hallaba limitada a Bs.As. Sabemos que sin embargo La Revista contó con suscriptores en el extranjero ya que hacia 1871 podemos leer que gracias a los oficios de Trübner y los dueños de una importante agencia literaria de la ciudad de Londres llamada "American Continental and Orientalliterary Agency"(sic) y que habría oficiado como intermediaria se contaba con suscriptores a:
Biblioteca de Great Seal Patent Office. Biblioteca del Foreing Office Biblioteca del British Museum. Biblioteca de Trübner and co.
En forma permanente aparecen noticias donde se expresa el deseo de introducir reformas tanto en la tipografía como en el papel pero prometen realizarlo cuando las finanzas lo permitan, lo que nos indica lo frágil de su economía en relación con el producido por este empeño.
Quesada no perdía oportunidad de recriminar a quienes no colaboraban con la difusión de las letras nacionales, y para él ayudar era suscribirse, con oportunidad de elogiar un trabajo de Pastor Obligado publica:
"Dolorosa es la indiferencia de ciertos hombres que a pesar de su elevada posición social y política y de su riqueza misma, se niegan a sucribirse a todo trabajo serio de la inteligencia, aún cuando algunos no lean, es un deber moral apoyar esa tendencia suscribiéndose. Bueno, espero que los ricos no olviden que el egoísmo es a veces causa de tempestades y al menos por el interés de conservar posiciones que han adquirido y fortunas que gozan no deben mirar con desdén el movimiento de la sociedad en que viven a la cual está vinculada su riqueza. Nos dirigimos al interés único móvil para ciertas personas.
No sabemos a ciencia cierta si tenía en mente a alguien particular; a quien se refería, pero nos parece válida su protesta y vigente, hasta para ser aplicada a la actualidad nacional, donde tan poca atención se presta a los emprendimientos culturales serios, cuando de financiarlos dignamente se trata.

Los grandes temas

Analizaremos cada uno de ellos.

Historia Americana

Todos lo temas vinculados con la historia de los países a las que estaba destinada la obra interesaban.
Como surge del cuadro que sobre cantidad de artículos dedicados a cada tema, agregado al finalizar este apartado, suman 257 trabajos los que hallamos en a primera sección, constituyendo por ende, el elemento central de la publicación.
Cada número comienza con trabajos dedicados a historia y puede hallarse más de uno por número.
Encontramos muchísimos artículos dedicados a expediciones militares en territorios ocupados por los indios que abarcaron tanto el período del imperio hispano americano como el de la emancipación. Una muestra de ello podemos hallarla en el escrito del Dr. Feliciano Chic1ana al que ha titulado "Representación al rey sobre las fronteras y relaciones con los indígenas" o sino Don José Rivera Indarte cuando nos hace llegar sus ''Apuntes para servir a la historia de la expedición del desierto o sino podemos leer este que con su título nos muestra el concepto que sobre los indígenas portaba el autor "Campaña contra los indios bárbaros del Sud en 1824, del Coronel Don Martín de Pueyrredon”

Son numerosos los relatos que contienen material biográfico y que en muchos casos vienen acompañados por documentos pertenecientes a la persona a quien se estudia. En este caso podríamos poner el trabajo de Pastor Segundo Obligado, cuando nos deja "Noticias Biográficas del Dr. Velez Gutiérrez”
Existen trabajos póstumos que contribuyen a iluminar algún lapso de historia regional. Tal es el caso de los escritos de Dr. Domingo Viola que nos deja cinco artículos donde habla de Tucumán y que aparecen en distintos tomos.
A nuestra vista surgen cartas que sirven en muchos caso de introducción a trabajos que sus autores remitieron a la revista y que los directores deciden publicar.
Ya nos hemos referido al trabajo que hace llegar Mitre y que es precedido en su publicación con la carta que él envía. En ese caso el artículo enviado por el General era "Episodios de la revolución: El Crucero de la Argentina”
También hallamos discursos que habían sido pronunciados con algún motivo que se piensa vinculado con la historia o sus protagonistas.
Tal es el caso de lo acaecido a la muerte del General Guido, de donde podemos extraer la pieza literaria del Dr. Vázquez Sagastume, que aparece publicado.
Como vemos muchísimos son los asuntos que despiertan el interés histórico
Es interesante observar que en un momento en que la reivindicación a la obra de Rosas no se había dado, aparecen en La revista expresiones que nos hablan de un verdadero respeto por la libertad de opinión, ya que, como sabemos, Quesada no comulgaba con las ideas a favor del ex- Restaurador de la Leyes y sin embargo pueden leerse elogios a acciones de Rosas como sucede en el Tomo XII en un artículo dedicado a la Campaña de 1833.
Entre los colaboradores extranjeros aparecen apuntes sobre expediciones o viajes, reseñas de costumbres coloniales, datos biográficos de personas de otras latitudes y crónicas de otros países.
Por ejemplo el chileno Benjamín Vicuña Mackena explica en que consistió la inquisición en esas latitudes.
Sin embargo cabe destacar que la mayor cantidad de artículos publicados sobre historia americana surgen de la pluma de Quesada: Nada de lo relacionado con la ciencia histórica ha dejado de interesarle. Podemos leer entonces firmados por él: escenas de la vida colonial y hechos históricos de otros países.
Buenos Aires y su evolución histórica aparece constantemente en sus trabajos. Publica gran cantidad de datos que obtienen de distintas fuentes y hace acertadas apreciaciones sobre obras que con temas vinculados a la historia se publican en Buenos Aires. A veces titula como: Documentos para, lo cual nos habla de su anhelo de documentar los hechos históricos para "servir" como él mismo nos dice cuando nos brinda, en el tomo XXI, uno de sus aportes como "Documentos para servir a la historia”
Es frecuente observar su pluma introduciendo trabajos explicando allí la importancia que él mismo le confiere a tal realización.
Los trabajos de Navarro Viola tampoco están ausentes en esta sección, aunque ya hemos mencionado que su interés pasaba por un abanico de temas.
Sin embargo sus "Fastos" publicados en los primeros tomos constituyen una importante cronología histórica que puede servir con eficacia a investigadores actuales porque hace mención a datos tomados en archivos o fuentes documentales, hoy inexistentes o muy difíciles de consultar.
Se pueden encontrar aquí testimonios de la pertenencia ideológica de muchos de los colaboradores, y sobre todo la reivindicación que ellos hacen de la llamada línea "Mayo- Caseros".
En este sentido Luis Várela nos ha legado lo siguiente:
"Hay en el vulgo un error histórico, que se repite con generalidad. Se dice que la independencia argentina data del 9 de julio de 1816. No es exacto. (...)".
Continua luego refiriéndose al 25 de mayo de 1810
"Las colonias del Río de la Plata inauguraron una época nueva desde entonces
(...)La Independencia, pues fue el resultado legal de los sucesos y el tiempo”.

Y esto no es poco, porque a resulta de prédicas similares terminamos los argentinos teniendo dos fechas patrias vinculadas con el nacimiento de la nación. Con la única salvedad quizá que, olvidado el aprendizaje de la historia como valor fundamental para cimentar la argentinidad, año tras año, escuchamos discursos que no diferencian una fecha de la otra y que por supuesto, ignoran totalmente la clase de reivindicación que nos legó tales "fastos".
Es importante también la producción vinculada con la historiografía económica. Esa temática despertaba interés en ese período, se publicaban datos estadísticos y bibliografía relacionada con esto. Los hechos económicos de la época virreinal aparecen en forma frecuente en las páginas de nuestra revista.

Literatura

.En esta sección se abarca la publicación de poemas, cuentos o relatos breves hasta noticias sobre otros autores y publicaciones.
Incluye noticias biográficas sobre autores, cultores del genero literario.
Aquí la temática es variadísima, pueden hallarse muchos poemas que tienen honda vinculación con lo americano, pero siempre desde una concepción de elite.
Sobre todo podemos vincular esta producción con las que caracterizan al movimiento romántico en el Río de la Plata.
Se publican aquí, trabajos de poetas americanos, en muchos casos jóvenes, tal como lo anunciara el prospecto al que ya nos hemos referido, tal es el caso de "El loco Caipa" o "La Serpiente doméstica" colaboración enviada por el poeta neogranadino, Adolfo Valdez, publicado en el tomo XVII.
Es interesante observar que existen citas a pie de página para aclarar términos propios de lenguas nativas, tal es el caso del conocido poema de Guido y Spano "Nenia l/ora. l/ora Uruta4", donde las palabras urutaú, yatay, tipoy y cambú son aclaradas definiéndolas como ave de dulcísimo canto, palmera, saya y negros, respectivamente.
En esta parte de la obra que analizamos son permanentes los trabajos de la Sra. Gorriti a quien ya nos refiriéramos.
Son dignos de mención, y demuestran una vez más su personalidad polifacética, los trabajos de Juan M. Gutiérrez, como el que dedica a las poetisas sudamericanas, durante el régimen colonial.
No está ausente el humor, ya que como tal puede tomarse "La camisa de lana", subtitulada como Fantasía disparatada y que según se aclara es un artículo que proviene de una broma entre amigos y que fuera dedicado a alguien cuyo nombre fue "convenientemente suprimido " para su inserción en la revista.
En los artículos también suelen aparecer términos en francés o alusiones clásicas.

Derecho

Esta parte de la obra tiene muchos menos artículos que las que hemos visto con anterioridad. Podemos decir que en muchos ejemplares no aparece ningún artículo de esta disciplina.
Aparentemente los directores no deseaban que se entrara en cuestiones demasiado técnicas que pudieran agobiar a los lectores legos. Trataban por ello de publicar sólo aquellos temas jurídicos que estuvieran vinculadas con causas célebres o muy divulgadas.
Uno de los más asiduos autores de esta sección es el mismo Navarro Viola que no sólo escribe sobre temas de derecho sino que incluye asuntos en las que él de una manera u otra es protagonista. Por ello pueden. verse artículos donde aclara que actuó como abogado defensor de alguna parte o donde él mismo es particular damnificado. En este último caso estarían los trabajos vinculados con el estado de sitio y la situación de los ciudadanos, que se originan en el hecho de su propia detención en el Ponton Vigilante.
Existe también de su autoría un trabajo que nos cuenta sobre el primer matrimonio celebrado entre dos personas de religión judía, cuestión que se tiñe de verdadero interés cuando pensamos que no existiendo todavía la ley de matrimonio civil, las uniones matrimoniales eran celebradas y registradas por las parroquias. La cuestión legal del matrimonio de los franceses Elizabeth Levy y Salomón Levy es presentado por la pluma de Don Miguel, quien aporta antecedentes, celebración y hasta narra el posterior
banquete de bodas.
Aparecen escritos que nos informan sobre formas y estilo judiciales y no faltan tampoco asuntos vinculados con lo doctrinal. Aquí encontramos, en forma frecuente al Dr. Marcelino Ugarte. Se plantean cuestiones que podemos vincular con la redacción de los códigos legales que lentamente y alrededor de esa fecha se irán plasmando.
Sabemos que nuestro Dr. Quesada no estará alejado de estas redacciones como puede leerse en la carta a su amigo Carranza, donde menciona el código de comercio y cuya reproducción agregamos.
Hay trabajos de jurisprudencia tales como: "Jurisprudencia de las sentencias" firmado por Baldomero García.

Reflexiones finales

Cuando comienza a transitarse el pasado, a través de los testimonios que nos unen con él, los que aman la historia sienten que por la magia de la recreación intelectual se develan otras vidas, ten palpitantes, tan llenas de color como las muestras.
El pasado se nos aparece con todos sus mensajes listos para ser comprendidos y sólo de nuestra propia capacidad depende el que podamos decodificarlos adecuadamente.

<<volver