Aaer

ENCUESTA

¿Qué medio le resulta más confiables?

PUBLICACIONES

"El Hogar"

<<volver

Fuente: El Hogar. "La mujer y la política con la llegada del peronismo" de Cristina Espínola. Publicado en: Historia de Revistas Argentinas. Tomo IV. AAER

El primer número de la revista aparecerá en enero de 1904, bajo el nombre de
"El consejero de El Hogar", perteneciente a la legendaria Editorial Haynes de la cual será su publicación pionera.

 Si bien "El consejo.. ", más tarde "El Hogar", no se presenta como una revista femenina sino mas bien como un semanario de actualidad, hay numerosos indicios que nos llevan a pensar que era una publicación que estaba dirigida a la mujer "reina del hogar". Tenía gran aceptación entre las mujeres de buena posición social, que además eran protagonistas de gran parte de sus páginas a través de las extensas notas del tipo "sociales", que constituían su gran atractivo.

La tapa era ilustrada con figuras de mujeres en diversas actividades como esquiando cuando el número coincidía con la llegada del invierno o simplemente con la figura de una mujer vestida de novia. En este sentido el hecho de que la revista haya ilustrado su tapa con el dibujo de la novia, se condice claramente con quién era su verdadera receptora y la importancia que se le daba al matrimonio como valor social.

La revista le daba mucha importancia a las gestas patrióticas y los grandes hombres de la historia argentina, que generalmente coincidían con su calidad de militares. La publicación viene con una larga tradición en temas de política nacional, aunque los mismos se limitaran a la "historia argentina"y no tanto a los temas políticos de la actualidad del momento.

Analizando su contenido en relación a las mujeres podemos afirmar que El Hogar estaba claramente dirigida a una mujer con alto poder adquisitivo, integrante de lo que podríamos denominar la elite porteña del momento. De esta manera la revista interpreta especialmente a una mujer que reparte su tiempo entre el ocio, el ciudado de los niños y las fiestas sociales.

Entre las secciones que componían la revista la mayor parte estaba dirigida a la mujer, como así también las publicidades:

"La página para la casa"

se trataba de consejos de decoración acompañados de ilustraciones y fotografías.

"Las novias" y/o "Enlaces"

grandes fotografías de novias o matrimonios recientes, todas ellas pertenecientes a las grandes familias porteñas y acompañadas de pequeños comentarios.


"Saldos y retazos"

curiosidades sobre diversos temas, de interés para la mujer..


"Apuntes de un astrólogo"

"Week-end"

consejos de decoración e ideas para la casa de fin de semana.


"De la vida y del corazón "

notas con un tono filosófico dirigidas a la mujer.


"El rincón de los niños "

notas que tenían que ver con la educación de los niños.


"Para ser hermosa"

consejos sobre cosméticos y arreglo personal.


"Creaciones porteñas de El Hogar"

Esta sección era muy apreciada por las lectoras y se componía de una serie de figurines de los últimos modelos en vestimenta, exclusivos de la revista, que iban acompañados por un cupón a través del cual se podían comprar por correo los moldes correspondientes.


"La cocina para El Hogar"

"Cartas de Nueva York"

novedades de la gran ciudad del Norte escritas en forma epistolar y firmadas por una amiga imaginaria llamada Antolina.


"Josefína Vivot Cabral presenta..."

aquí se describían y comentaban las fiestas y bailes, en su mayoría de beneficencia, que se llevaban a cabo en diversas instituciones de la sociedad porteña. En general eran dos páginas con un pequeño párrafo que informaba acerca del acontecimiento y el resto eran figurines que describían los vestuarios de las concurrentes mas sobresalientes.

En ocasiones la sección se dedicaba solo a describir el guardarropa de alguna señora de la sociedad.


"Sociales"

aunque esta sección no era presentada explícitamente como tal ni llevara este título, es interesante trabajar sobre lo que representaba para la revista debido al tratamiento especial querecibía este tipo de notas, las cuales reflejaban los usos y costumbres de la "alta sociedad porteña". Generalmente sólo eran grandes fotos con sus correspondientes epígrafes y una pequeña introducción, se encontraban en lo que denominaremos la Sección Central, la cual generalmente se componía de 4 a 6 páginas en el centro de la publicación, y que además se destacaba por la calidad del papel que en estas páginas era del tipo ilustración. Páginas enteras a través de las cuales desfilaban los personajes de esta elite, portadores de apellidos tradicionales como Anchorena, Urquiza, O'Farrell, Pereyra Iraola, Martínez de Hoz y Mitre, entre otros.


¿Cuál es el lugar que ocupa la mujer dentro de la sociedad según la revista?

No se trata de cualquier mujer sino de la que posee renombre. Se la muestra disfrutando de su tiempo en actividades banales como fiestas y reuniones varias, exaltando su belleza, juventud, su pertenencia al grupo y sobre todo la ostentación de su riqueza. Las mujeres que aparecen con nombre y apellido retratadas en las páginas de El Hogar, primero son presentadas socialmente en los bailes hechos a tal fin, luego aparecen comprometidas con los hombres adecuados, mas tarde sus enlaces y fastuosas fiestas ocuparán gran cantidad de páginas para finalmente aparecer presentando a sus vástagos en notas especiales hechas a tal fin. Generalmente estas notas eran presentadas bajo el título "Las mamás jóvenes presentan a sus hijos". y eran ilustradas con fotografías de madres e hijos en sus fastuosas residencias.

Las mujeres de mayor edad o las jóvenes solteras aparecerán viajando, generalmente a Europa o a los lugares de moda en ese momento como las sierras de Córdoba y Mar del Plata.

Por otro lado son recurrentes también las actividades de beneficencia como bailes, té-canastas, desfiles y obras de teatro a beneficio de diferentes instituciones.

Si bien estamos ante la imagen de una mujer adinerada y con roce social, no por ello será una mujer mundana o públicamente independiente. Todas las actividades sociales de las fotografías nos muestran a una mujer siempre acompañada del hombre como en los bailes, fiestas y bodas; o bajo el amparo de sus familias en aquellas notas que describían las reuniones de señoritas de la sociedad en quintas y campos familiares.

En "Cómo decir no a un hombre que la quiere y a quien usted no corresponde" se perfila claramente la idea de moral y buenas costumbres de la época:

"Una mujer debe saber decir que no a su marido o a su novio, sin que por eso la crean de mal carácter.  Debe saber decir que sí a tiempo, puesto que nadie agradecerá un sí arrancado poco menos que a la fuerza. Debe poder decir "quiero' de la manera mas agradable del mundo. Y como no entra dentro de nuestras costumbres que sea la mujer la que se declare a un hombre, una jovencita debe saber demostrar su cariño sin expresarle con palabras. Todo es cuestión de forma en la existencia: este arte de decir sin decir es la base del saber vivir"

En diciembre de 1947 una serie de siete ensayos bajo el título "La educación de la mujer" firmados por  Luis Reissig, nos describirá, a través de siete números consecutivos de la revista, los diferentes aspectos de la vida de la mujer.

El primer artículo se titula "Hacia la convivencia" y es una clara crítica a las ideas feministas, ya que entre otras cosas dice:

" .. Las agrupaciones femeninas en tanto se organicen por razones de mayor facilidad para el acercamiento, no ocasionan daño alguno; pero en tanto sean organizaciones de sexo -como si dijéramos el uno frente al otro- producen un daño inmenso a la educación de la mujer, que dentro de nuestra sociedad, basada en la familia, necesita aproximarse y no aislarse del hombre ... La educación para la convivencia debe ser norma inviolable en la educación de la mujer de nuestro tiempo y nuestro medio... "

Una semana después se hablará de "El papel del hombre":  "...la mujer, por regla general, se concentra en un punto. Esta concentración del esfuerzo la excita y hasta la desespera, y así responsabiliza al hombre en particular de lo que depende en verdad de un estado social, político, cultural que el hombre no puede modificar por un acto de voluntad. La maternidad es el más alto ejemplo de la concentración de esfuerzos en una sola dirección... la mayoría de las cosas que forman el mundo al cual la mujer quiere entrar en todas sus partes: la calle, los negocios, la acción pública, el trabajo no doméstico, el crecimiento progresivo de la vida de relación, son más obra del hombre que de la mujer, porque él está en la calle.. La solución está en el desarrollo de un proceso de comunión íntima entre hombre y mujer, sin patronato masculino y sin emancipación femenina. El papel del hombre es el de dar el primer paso dentro de ese proceso, porque el primer paso requiere mucho equilibrio, que él puede tener...

La semana siguiente bajo el título: "El hogar" se describirán las bondades de la vida doméstica y del lugar insuperable que en la vida de toda mujer tiene la constitución de un hogar:

"a pesar de todos los grandes cambios sociales, económicos, jurídicos, políticos que las comunidades han experimentado, la vida domestica y la matrimonial constituyen objetivos de valor inalterable para la mujer .. La calle, la profesión, la fábrica, la oficina, el estudio producen satisfacciones pero jamás colman una vida.

La casa y el marido pueden colmarla, porque de su asociación con ambos la mujer toma de verdad posesión de su vida y se convierte en centro de una vida nueva"

"A través del hogar realizado o prometido, la mujer gobierna al hombre en todo. El dominio de la mujer sobre el hombre es mucho mayor que el del hombre sobre ella porque lo que mas le interesa íntimamente al hombre en la vida es su hogar, del cual su compañera es dueña... El hogar debe mantenerse como el verdadero campo de acción de la mujer como taL.. "

Muy vagamente se tratará el tema de la vida de la mujer "Fuera del hogar" :

" .. La liberación de las muchachas jóvenes no está por el camino único de la calle, sino a través del hogar, vinculándolo a la vida. Es por un proceso de interdependencia como han de lograrse acciones coordinadas del hogar y la calle hacia objetivos comunes .. "

El ensayo dedicado a defenestrar los avatares de la vida moderna nos hablará de la antigua mujer como una "divina bestezuela" que no debe contaminarse con estos cambios, todo ello bajo el título:

"La vida cotidiana ": " La era de la industria mecanizada, la fabricación en serie, la formación de grandes conglomerados, la aceleración del ritmo de vida con sus cambios sociales, económ icos y políticos están dañando el viejo proceso de la educación de la mujer para la vida cotidiana .. Pero entre aquella sacrificada y la mujer de hoy en día la elección no es dudosa desde el punto de vista de la educación de la mujer. Aquella divina bestezuela creaba ... de toda ella brotaban chispas que iluminaban el hogar."

Números después, en un editorial que estará dedicado a comentar la ley de sufragio femenino, tema candente en esos momentos, se referirá al lugar de la mujer dentro de esta sociedad:

"la mujer, guardiana del hogar y mantenedora de la familia desde el punto de vista amoroso y constructivo, jamás ante pondrá a tales dones los sentimientos bastardos que a veces hacen de la política, y sobre todo del ejercicio del voto, el arma del peculado y la indignidad civil... " 

<<volver